Vivencias polimórficas de un treintañero perplejo.

viernes, 10 de junio de 2011

X-(Mad) Men


-“Stevenson habría estado orgulloso.”
(Profesor Charles Xavier)




Sabido es que en Estatuas Verdes se siguen con interés las aventuras de La Patrulla X. Ahora a la juventud le ha dado por llamarlos X-Men, me parece bien, pero como sabéis que servidor respeta tanto a Bibiana Aído, y también hay X-Women: Patrulla X it is, then. Llega a nuestras pantallas un esforzado lifting de la saga mutante cinematográfica. Tras la trilogía que todos conocíamos y algún que otro spin-off (Lobezno, etc), X-Men: Primera generación (2011) ofrece lo que se conoce como una “precuela”.

La historia del comienzo de la historia. El origen del Profesor X y Magneto, aunque el de este último ya quedaba explicado en X-Men (2000) (escena que nos vuelven a zampar entera). Ahora la cosa se ambienta a principios de los años 60 -¡benditos 60!-, y reaparecen en forma juvenil muchos de los personajes conocidos en la pantalla. Además de los dos citados pesos pesados, ahí están Mística, Bestia, Lobezno y Tormenta, en forma más o menos sugerida o explícita.


Pero la historia es simple: al socaire de la crisis de los misiles de Cuba, se forma y entrena a un joven grupo de jóvenes mutantes en continua lucha entre la autoaceptación y la duda filosófica. ¿Ayudar al Homo Sapiens, aunque nos desprecie y nos tema? ¿Ocupar el papel que la historia (y sobre todo la genética) nos ha asignado como raza superior? Ahí está el tema, amigos.

La ambientación sesentera no es el menor atractivo de la peli, diríase que hay una fiebre por retomar esa época tan compleja: en apariencia idílica, homogeneizada y pasteurizada pero preñada de cambios: mujeres, negros, gays, libertades individuales, etc. Esta moda estética la ha originado la serie Mad Men (2007- ) y la van a continuar The Playboy Club (2011- ) y Pan Am (2011- ). La referencia a Mad Men no es ociosa, entre los supervillanos figura el egregio Hellfire Club, cuya miembra más destacada es la poderosísima Emma Frost, interpretada aquí por la poderosísima January Jones (Betsy Draper para ustedes). Otros del club son Sebastian Shaw (brutal Kevin Bacon, villano políglota y nazi que se sale del pellejo), Azazel (sí, el padre de… shshshshshsh!) y el temible mutante Adolfo Domínguez, a quien da vida el modelo español Álex González.


Entre los “buenos” están Xavier (James McAvoy, en su mejor papel desde…), un joven Magneto también políglota, el risible Banshee (ya era hora de que lo sacaran a relucir), Bestia, Mística (sí, la madre de… shshshshshshsh!), Kaos y Moira McTaggart. La continuidad cronológica del universo Marvel se ve aquí dinamitada, con un Profesor Xavier melenudo en 1962 y una Patrulla X sesentera cuyo “Ángel” no es el que vosotros estáis pensando. Pero, ¿cuándo ha sido eso un problema en un producto Marvel? Todo se camufla con piruetas y explosiones y ya está.

Fino sarcasmo de joven-friki-posmoderno-amante-de-los-cómics aparte, la película merece un montón la pena porque proporciona un entretenimiento de primera. El guión resulta casi creíble (en su mundo fantochada), la ambientación es cojonuda, el toque “histórico” mola quintales y sale January Jones. Todos los fans de la saga debéis ir a verla porque en esta peli “hay liada una buena” (son palabras de Bestia, y él leía a Shakespeare, verdad?).




3 comentarios:

Truman dijo...

Tormenta sale sugerida? No me di cuenta. Dónde?

Porerror dijo...

-Buen Truman, no sé si te diste cuenta, cuando Xavier se conecta a Cerebro por primera vez, y localizan a Darwin y a Angel Salvadore, si te fijas también localizan a una niña negrita de pelo blanco que está leyendo un libro.

Por cierto, enhorabuena por tu nuevo éxito! :)

Truman dijo...

Vaya ojo tienes, debió salir 2 segundos! :D

 
click here to download hit counter code
free hit counter