Vivencias polimórficas de un treintañero perplejo.

jueves, 17 de julio de 2008

Yo te maldigo, trikini

Fig.1: Asín, no.

Triste, triste, triste, amigos. Ahora mismo se están revolviendo en sus respectivas tumbas culturales Brian Hyland (el de “amarillo era el biquini”), Brigitte Bardot, Ursula Andress, Raquel Welch, Phoebe Cates y los Hombres G (los de Historia del bikini, 1992). Un verano más, los medios de comunicación nos la intentan colar doblada. “Sí, sí, la última moda: el trikini”. Yo no sé a qué playa irán Matías Prats o Lorenzo Milá, pero en las que yo frecuento afortunadamente todavía no se ha visto ninguno.

¿Que no quiere usted enseñar carne? Me parece perfecto. Póngase un bañador normal, tipo maillot, o lo que sea. Pero señores periodistas y diseñadores de moda, no nos vengan con la fantasía de que el trikini es la prenda de moda porque además resulta supercómoda y supersexy. Sobre lo primero no tengo opinión, pero lo intuyo. Aparte que ríase usted de la que con un trikini de esos pretenda conseguir un bronceado uniforme. Sobre lo segundo…

Digámoslo ya y digámoslo bien alto. EL TRIKINI NO MOLA. No les mola a los tíos, por lo menos. Debió inventarlo algún ciego (con todo el respeto) o algún espabilado tratante de telas que no sabía qué hacer con los excedentes. El trikini, amigos, pertenece a esa categoría de prendas “pupita” o antilíbido como son los zapatos tipo bailarina o las bragas color carne de la abuelita. ¡NO! Unamos nuestras voces en un “no” rotundo a esta atrocidad que algunos llaman vanguardia.

A veces me gusta imaginar el momento genial de la invención del trikini. Me imagino a algún lumbreras de la moda pensando “Mmmmm… si el bikini resulta tan atractivo y seductor porque deja al aire gran parte de la epidermis, ¡mejorémoslo tapando la zona del ombligo!” ¿Sabéis si existe un Premio Nobel de la Moda de Baño?

Fig.2: Asín, sí.

Pobre Paquito Martínez Soria, ¡con lo que él disfrutaba en sus películas diciendo eso de “mozas en biquinini”! Toda esta tradición barrida de un plumazo. La revista Sports Illustrated, a la quiebra. El enano en bikini que hace de reportero en South Park… tampoco serviría ya. Si los granujas de la prensa se saliesen con la suya… Es curioso que hasta la Wikipedia advierta sobre el maldito trikini: “Aunque se promociona en los medios de comunicación como una prenda de moda, no es un prenda demasiado habitual”. ¿Hace falta añadir algo más?

Todo este post y esta indignación me han venido a la cabeza después de esta tarde. Dos amigas me han invitado a ir a sus respectivas piscinas el lunes por la tarde, y –por hacerme el gracioso- les he dicho que me daba mucha vergüenza que me vieran en biquini. Entonces he recordado cómo hará un mes iba por la calle con estas mismas amigas y en el escaparate de una tienda vimos ese engendro apodado trikini. Mis amigas tampoco son partidarias, vaya por delante este voto de calidad femenino.

Lo único guay del trikini es la palabra, derivada espuria de biquini (o bikini). Ya sabéis que el término bikini surgió, como la prenda moderna, en 1946 a raíz de las pruebas nucleares que los yanquis llevaron a cabo en el Atolón de Bikini, una de las Islas Marshall. Se suponía que la conmoción sociocultural (y el palotismo) que iba a producir la nueva prenda era comparable al de las explosiones nucleares. Con el tiempo alguien debió pensar que había una conexión entre la sílaba “bi”, el prefijo “bi-” y el hecho de que el susodicho fuese un bañador de dos piezas. Curioso, ¿no? De ahí “trikini”, “monokini” y lo que queramos.

Yo te maldigo, trikini. Personalmente, dedicaré toda mis energías a una empresa tan absurda y fútil como la cruzada contra el bañador de tres piezas (ni siquiera son tres de verdad, si es que es estúpido hasta el concepto). Parafraseando lo que Winston Churchill (ese cínico Premio Nobel de Literatura) les dijo a los alemanes, “te combatiré en las playas”. Nunca alguien se indignó tanto por tan poca tela.

21 comentarios:

GRILLO SOLITARIO dijo...

100% DE ACUERDO CONTIGO, PORERROR:
1) LA PRENDA EN SÍ ES UN HORROR.
2) EL NOMBRE ES DE LO MÁS CHULOS QUE SE HAYAN INVENTADO.

Fran G. Matute dijo...

La verdad que nunca me había planteado las posibilidades del trikini... pero la fotaca que tu pones está mejor que la del bikini...

Sabrías por qué al sandwich de jamón y queso se llama "bikini" en Cataluña?

Rukia dijo...

tampoco me gusta el trikini, además la marca del sol que te deje tiene que ser de lo peor... yo ni tengo, ni me pienso gastar dinero en algo tan absurdo... con todos mis respetos para el que le guste, claro.

Jordi Santamaria dijo...

Completamentee de acuerdoo. Me uno a tu cruzada, yo me encargo del levante, luciendo un trikini para q se den cuenta en mis carnes de lo sobrante de su posible elección.
En la moda femenina a veces hay un divinismo de los diseñadores que apuestan por el todo vale, vamos a probar esto y lo otro, nooo.
El nihilismo estético no se sustenta por ningún lado. Existe un mínimo fundamento del sentido común como especie y del buen gusto que no permite ciertos modismos.
La riñonera pasó la criba a inicios de los 90 durante un par de años, pero luego ha quedado relegada a lo cutre y soez.
Los bañadores florescentes de mediados de los 80 se colaron con ahínco, pero llevan más de 20 años en el baúl de los recuerdos.
Queremos que el trikini no llegue a pasar esa criba, pero amigo Porerror, basta que la palabra empiece a repetirse en las conversaciones, que Eva Longoria o Jennifer Anniston aparezcan audiovisualmente con él (tiranas de la moda), para que el cerebro de las muchachitas haga un click e invada las playas españolas con semejante prenda.
Aún nos queda un arma: la contraleyendaa.
El trikinii produce tetas caídas mucho más rápido porque el istmo de ropa abdominal... blablablabla
Jeje

Anónimo dijo...

VOSOTROS LOS TEXTILES SIEMPRE CON VUESTRAS HISTORIAS...DEJÉMONOS DE ATADURAS Y ABRAZEMOS EL NATURISMO.

Anónimo dijo...

LEYENDO AL SEÑOR FRAN G.MATUTE ,Y SU PALABRA "FOTACA" ,ME PREGUNTO,PARA CUANDO UNA ENTRADA DE LAS "REVISTONAS"???

*Ana* dijo...

Trikini, no gracias. A las que están bien (véase fotos del post) les queda bien el bi-, el tri-, o el modelo saco de papas.

El problema (o solución para que no se imponga) es cuando se lo prueba una simple mortal con lorzitas (por llamarlas de modo cariñoso, que son muchos años ya conmigo).

Ese engendro de unión de tela de la parte de abajo con la de arriba creo que lo único que puede hacer es resaltar más las mollas. Vamos que no.

P.D.: Yo también me he acordao de esa conversación ante el escaparate al ver el título del post.

SNQEV

Anónimo dijo...

En absoluto. El trikini no va a triunfar porque no lo ha hecho ya. Pero, ante el cansino y aburrido e invisible biquini, aporta un nosequé de sensualidad, algo emparentado con la ropa interior, la sujeción de la anillita o lo que sea. Si el bañador es la ropa interior de las piscinas, el triquini es el liguero. Migue.

Anónimo dijo...

Pues yo tengo un trikini y me encanta!! es bastante más ancho por la parte del abdomen que el de la fotaca, y tiene un dibujo de Jordi Labanda que es una monería. Y sabeis qué? que me resulta elegantísimo y me hace muy esbelta. Además, fue una ganga. Así que, Porerror, a ver nos vamos las dos parejas a tu playita y te hago cambiar de idea! ;-)

CLP

GRILLO SOLITARIO dijo...

UHM, ME PARECE QUE ASÍ NO NOS VAS A CONVENCER... PROPONGO QUE CUELGUES UNA FOTO TUYA LUCIENDO BIKINI Y OTRA LUCIENDO TRIKINI, Y QUE POR ERROR HAGA UNA ENCUESTA A VER CUÁL ES LA QUE MÁS LE GUSTA AL PERSONAL. PROMETO IMPARCIALIDAD POR MI PARTE :-P

ME ALEGRA VOLVERTE A LEER, CLP.

Karmen dijo...

Fijaos que andaba yo rumiando el post de Porerror este sábado en la playa cuando (¡oh, sorpresa!) veo aparecer, espléndida, a la mujer de mi primo con un trikini precioso.

Os voy a revelar el perfil clave de usuarias de trikini: madres de buen ver (entre 35 y 45 años), morenas ya (por eso de que no les dejará marca), superfashion, y... que se ven obligadas a correr de aquí para allá (sin parar) detrás de un mico de 14 meses.

¡No es cierto que el trikini haya fracasado! ¡Sólo las más atrevidas osan llevarlo (y esto va por ti también, CLP)!

Porerror dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios.

-Ahora resulta que a todo el mundo le encanta el trikini, pongámonos todos uno, viva el trikini. Bendito sea. Sobre gustos no hay nada escrito. Pero hay 2 temas por los que no paso 1) que sea más sexy que el bikini (otra cosa es la jamona que se encuentre debajo) y 2) que esté inundando las playas en plan moda.

GRILLO SOLITARIO dijo...

A VER CON QUÉ TRIKINI SE PUEDE HACER ESTO

Anónimo dijo...

estoy esperando tanto para el verano tengo tantas ganas de comprarme un trikini y asi poder usarlo uno fashion me encanta fasina
+

Anónimo dijo...

eso si ke son chicas de verdad
estan mas buenas ke el jamon iberico
jajaj
para pajarsela

Anónimo dijo...

pues no estoy para nada deacuerdo.. me parece una prenda diferente y me gusta.. es asimetrico y innovador y fresco!.. odiio a las personas que echan el grito al cielo cuando algo de lo que no estan acostumbrados aparece... creo que hay que tener un criterio propio.. y no porque te vendan algo de fashion te tiene que gustar, pero tampoko hay que rechazar todo lo que se aleja de lo común asi que A MI EL TRIKINI ME ENCANTA!... tal vez no para tomar el sol durante el día... pero si para una fiesta nocturna acuatika o alguna opción de after en la playa es ideal! asi que así nos van las cosas por personas que rechazan a la inovación y se niegan a aceptar las cosas que se alejan de lo común!ARRiBa El TrIkiniiii! :D

Anónimo dijo...

el bikini es bastante practico para aquellas mujeres (que son muchas) que tubieron hijos, y tienen un cuerpo espectacular, pero en la zona del obligo tienen estrias o piel flacida, una maya es para mujer mas adulta, y un bikini deja esa zona descubierta, creo que el trikini es la mejor opcion para muchas.

Anónimo dijo...

disculpen , kie decir TRIKINI al principio, igualmente es evidente mi error.

Anónimo dijo...

No estoy de acuerdo, lo siento, pero yo siempre he sido delgada y he usado bikinis, pero ahora me encuentro que tras el embarazo me han quedado unas pequeñas estrías muy feas alrededor del ombligo y el trikini es la prenda perfecta para usar sin que me sienta mal. Y si te queda mal el trikini por los michelines, no creo que te quede bien el bikini, así que cada uno opta por lo que le sienta bien y busca lo más cómodo y con lo que se sienta más sexy. En mi caso resulta muy bien, así que estoy a favor del trikini y cualquier cosa original que no solo sea porque sí, si no porque existimos personas en el mundo que necesitamos pequeños trucos para sentirnos mejor y ¿qué hay de malo querer esconder unas estrías que antes hacían que toda la gente me mirara mal?.

Anónimo dijo...

Estoy orgullosa de ser madre y me conformo con el cuerpo que tengo, pero si puedo esconder las feas estrías del ombligo con un trikini, ¡ genial!.

Nadaya dijo...

Odio el triquini, y te lo digo ya, es incómodo de primera mano, por desgracia (o por gracia más bien) tengo una amiga con la que me encanta revolucionar los grandes almacenes, convirtiendo el "ir de compras" en "ir de risas", y allá envalentonadas que nos probamos sendos triquinis (de leopardo para mas inri) , y aquello no hay por donde cogerlo, se clava, no puedes moverte bien, tira de la entrepierna (lo peor)...Aunque por llevarte la contraria un poco y crear polémica (algo que descubrirás, me encanta), creo que a las chicas entraditas en alegría que estén hasta los mismísimos de cubrirse con un bañador entero, es una buena opción para dejar carne al aire y estilizar la figura, ya que esa franja de excedente de tela central y vertical, tiene el efecto óptico de menos ancho y mas largo, hablando en "playa". Así que me parece un buen sustituto del biquini para aquellas que no se sientan capaces de enseñar tripita (tema aparte lo de los cánones de belleza y su efecto en las autoestimas femeninas -y masculinas-), pero que están hartas de taparse y sentir la tela mojada pegada en su cuerpo. Ea!

 
click here to download hit counter code
free hit counter