Vivencias polimórficas de un treintañero perplejo.

miércoles, 9 de julio de 2008

Virginia OT: Birth of the cool


Mientras Harvest hacía el pardillo yendo a ver a Bobby Dylan en Jerez yo anoche me quedaba en mi casita viendo la Gala 13 de Operación Triunfo. Y vi lo que mucha gente ha visto ya, lo que Risto comentó hace tiempo: que la concursante Virginia es un “producto acabado”.

Se ha comentado mucho últimamente que si en OT estaban primando criterios extramusicales sobre los puramente artísticos a la hora de decidir qué concursantes se quedaban y cuáles eran expulsados. Denunciar esto equivale a escandalizarse porque los bancos cobran comisiones por chorradas; o a esa escena de Casablanca (1942) en que el policía cierra el casino clandestino de Rick (en el que él mismo acaba de ganar un fortunón jugando). A estas alturas todos sabemos lo que es Operación Triunfo, ¿no? Y al que no le guste que no lo vea (chistes fáciles, no, por favor).


Las críticas van por Virginia, supuesta “protegida” del concurso. La premisa es que esta chica, sin tener las cualidades musicales de otros (recordemos que ha estado nominada seis veces y las seis se ha salvado por los votos –de pago- del público) ha llegado a la final mientras que otros con muchísimo más talento se han tenido que largar. A ver, si la peña quiere que se quede, ¿por qué la van a echar? Virginia tiene posiblemente tantos detractores como fans (estos se han autointitulado la “Marea Azul”, en alusión al color de ojos de la cantante) pero cojones, por lo menos despierta reacciones (p.ej.: tengo un compi de trabajo tan friki que cada vez que sale Virginia cantando los martes por la noche me da un toque al móvil).

Los de OT lo saben y han visto en esto un nuevo filón de gallinas de los huevos de oro. Yo ni entro ni salgo en valorar a Virginia como talento musical (algo debe saber, porque me consta que ha trabajado como profe de música en un colegio y que cantaba en el coro de la Universidad de mi ciudad) pero sí constato una cosa. La chica ofrece “algo”, si queréis una frescura estudiada o una alternatividad pijorri, pero al menos destaca de la línea de pibes y pibas de gimnasio/gomina/ropa plateada /baladorris latinas que la factoría OT/Endemol lleva fabricando en cadena desde el año 2002.

Me remito al repertorio de los temas que ha interpretado (los que le han dejado): The Pretenders, Petula Clark, The Cardigans, Nina Simone, Jeanette, Radiohead, Michael Jackson (cuando era negro), Rosana (..ejem!)… Algún que otro bodrio también se ha mandado, y no digo yo que todas las haya clavado, pero está claro que poco a poco se ha ido labrando una imagen de “diferente” que ha cuajado. ¿Imagen estudiada? Muy probable, pero ¿no va de eso el concurso? Cuando entró la tildaron de “la Novia Cadáver” por ser muy pálida, y además es verdad que el hecho de hacerse la víctima le ha granjeado no pocas antipatías dentro y fuera de la Academia.

Pero vayamos a lo que importa. La semana pasada uno de sus envidiosos contrincantes decía “Sí, sí, Virginia mucho dar pena pero veremos si le compran discos”. A Virginia le dijo Javi Llano (director de Cadena 100) que era la menos versátil pero a la misma vez la mejor en “lo suyo” -vocalista poppy. Yo no sé si era una crítica o un piropo, porque cuando yo me compro el disco de un artista no espero que cada canción sea de un género distinto (salvo que sea Elvis Presley). ¿Os imagináis la crítica a Billie Holiday, por ejemplo? “Clavas el blues, nena, pero tu balada country no nos ha convencido. La semana pasada estuviste mejor con la canción de taberna irlandesa”. No jodas.

También se le dijo a la muchacha que supiera que seguía en el concurso por “argumentos irracionales” (p.ej. pena, atractivo físico, simpatía, carisma…) y no “racionales” (entiendo que puro talento musical). Volvemos a lo mismo.


Como no les pueden dar noticias “del exterior”, Risto solo pudo contárselo a Virginia (y a los demás) en clave. A finales del mes pasado la cantante copaba los puestos 1, 2 y 3 de la lista de canciones más descargadas de iTunes España (con sus versiones de Radiohead, Mike Oldfield y Nina Simone). Pues sí, xulo, le compran los discos, y eso que todavía no tiene ni disco. En concreto, su cover de “Creep” lo está petando. Meted en YouTube “Virginia iTunes” y veréis la cantidad de friki-vídeos que hay vindicando a Virginia y su éxito de ventas. “Ella vende porque es diferente”, dice uno de ellos. Pues por eso o por lo que sea, pero es la concursante más guay en muchos años, y como no va a ganar yo la apoyo desde aquí: ¡Adelante, Virginia!

6 comentarios:

Jordi Santamaria dijo...

Te gusta Virginia pillín! Aparte de como cantaaa

A mí la muñequita-para-mi-estantería no me va. Al baboso de Evaristo más de una alegría-propia le habrá ocasionado apaciguada con papel de váter.

Si vende como Bisbal, o al menos como Chenoa, me tendré q tragar las palabras sobre su dudoso futuro comercial.
Aunke Bustamante tb vende discos pudiéndose hacer un estudio multidisciplinar de pq ha llegado a ello. Virginia está adquiriendo mucha de esa complejidad fenoménica como para acabar vendiendo igual.

Lerda como todos los triunfitos sí, espoleada por el proxeneta mediático Mejide, la chica no me cae mal y podría cantar con mi sobrina de 8 años en el festival de fin de curso sin desentonar mucho. ; )

Anónimo dijo...

Tuve que dejar de ver OT porque por poco me saco una cuenta blue joven. Creo que analizar el asunto OT es algo imposible, caótico. Estoy con Jordi en que lo que pasa con Virginia es que nos pone un poco. Migue.

*Ana* dijo...

Ya stabas tardando!!!(Gracias por el guiño). Creo que el efecto palotizador de la niña azul forma parte del conjunto, pero que no es lo único. A mi no me atrae (sexualmente) pero no puedo negar que tiene algo que hace que te pares a escucharla. Eso si, pienso que todos sus movimientos están friamente calculados. Buena estrategia.

SNQEV

Karmen dijo...

I ♥ VIRGINIA.

Es más, la elegí como mi favorita personal en la Gala pre-concurso.

Creo que, en mi cabeza, representa el espíritu pop indie a la perfección: su carica pálida, sus ojitos tristes, su vocecica un poco quebrada... ¿Os la imagináis cantando "Completamente sola", de Nosoträsh? No sé a vosotros, pero estoy segura de que a mí se me partiría el alma.

Ojalá acabe cantando caramelos de este tipo.

Anónimo dijo...

Es artificial, rancia y no es que no cante bien, es que ni entona. A la gente le va apoyar a los aparentemente débiles.

Un saludo

Katona dijo...

Que una chica como Virginia haya triunfado en un programa de este tipo, ya dice algo referente al gusto musical español, y que realmente algo esta cambiando para bien. Estamos agotados de productos tipo Malu, Merche, Melendi o Estopa, y cuando se ha divisado algo novedoso en el horizonte musical, la verdad es que el pueblo se ha entregado. Alguien que es capaz de elegir y cantar "lovefool" de The Cardigans, o "Creep" de Radiohead, merece como minimo respeto y admiración.
Y me refiero al pueblo, puesto que esta edición ha parecido más una batalla entre la audiencia soberana (quien se gasta sus buenos euros en sms, y en un futuro en cds), que es quien al fin y al cabo decide, y la otra parte formada por esa inquisitoria y partidista parte del jurado (con la sra.Galera a la cabeza y un individuo de inteligencia sospechosa que se hace llamar director de cadena Cien.). Divertidisimas las caras en la ultima gala, viendo como los sabios quedaban con el culete al aire, y la gente celebraba con alborozo la victoria en el plató de Vir, como si de un gol de Torres en la eurocopa se tratará. Además muy denunciable este año, es la inaudita e intolerable actitud de profesores y director de la academia, que han estado más pendientes de sacarle jugo al morbo Risto-VIrginia, o de ignorar el talento, o despreciar sus actitudes vocales, que de entregar lo que se presupone. Enseñanza musical. Virginia este año, ha tenido que enfrentarse sin apoyo de nadie a esta plebe partidista (curiosos los apoyos de parte del jurado con los "votos indecisos"), el boicot del profesorado, la "perdida de papeles" continua de un parcialisimo presentador venida a menos con tanta calentura de bragueta, y una no por lógica, menos penosa, envidia de algunos de sus compañeros. Y digo lógica, pues desde el principio se observó que esta niña más alla del fisico impresionante, transmitia talento con cada nota, y hacia sentir con cada mirada a la cámara. Evidentemente nadie poseia estos valores en este año, (y si me apuran, en ningun otro), y es algo digno de envidiar. SIn entrar a valorar, insultos, amenazas, y faltas de respeto, que ha recibido virginia este año, si valoro con un 10 el temple y el aguante que ha demostrado dia a dia.
Tan solo un alumno aventajado (Sr.MEjide), y unos 2 millones de pacientes fans, que han ido desojando concursantes poco a poco, han demostrado un apoyo incondicional a la niña azul, que se traducirá (espero), en un masivo exito en ventas de su esperado, próximo y ojala cuidado cd.
En definitiva llegó el talento y la forma de transmitir. Gracias Virginia por haber puesto un punto de ilusion azul en nuestros corazones, y gracias a toda esta marea que hemos sido capaces de derrotar al fiero dragon del dinerito, la parcialidad, la vulgaridad, la envidia, el boicot, y el mal gusto.
Tal vez no sea la q mejor cante, pero un gran artista no es quien mejor voz tiene, sino quien más sabe transmitir. Y virginia en cuanto mira a la camara dice mucho más que cien notas entonadas. Enhorabuena.

 
click here to download hit counter code
free hit counter