Vivencias polimórficas de un treintañero perplejo.

miércoles, 2 de enero de 2008

Armageddon: El fin del mundo y de mi paciencia


“I could stay awake just to hear you breathing…”

Segundo intento fallido en poco más de una semana de volver a ver íntegra la película Armageddon (1998) de Michael Bay. Confieso que empezaba a verla con la secreta esperanza de llegar a los títulos de crédito para escuchar ese baladón obra maestra que le dio al grupo Aerosmith su único número uno en listas de singles.

Armageddon, como sabemos, es la batalla final entre Dios y Satanás, según el libro del Apocalipsis, y el título de la peli hace referencia a un previsto fin del mundo debido a la inminente colisión con la Tierra de un meteorito gigantesco (“del tamaño de Tejas” según Billy Bob Thornton, para darle más sabor). A no ser, claro está, que Bruce Willis, Ben Affleck, Steve Buscemi, Owen Wilson, William Fichtner y nueve más se vistan de astronautas (qué más da que lo sean o no) y hagan algunas cositas para impedirlo. A la pobre de Liv Tyler solo la dejaron ponerse un bonito vestido de chinorri, pintar poco y pegar la mano a una pantallita (ver foto).

Lo que es el machismo y el no ser famosa: si la peli se hubiera rodado en 2008 en lugar de 1998, os garantizo que ella hubiera ido en la misión y hubiera sido la protagonista.

Pertenece Armageddon a este género llamado cine de catástrofes, el cual nunca ha sido muy de mi devoción. Para colmo, desde este verano, para mí el largometraje de los Simpsons ha tenido el mismo efecto sobre el cine catastrófico que en su día tuvo El Quijote sobre las novelas de caballerías. Dejando a un lado su inverosimilitud (cuenta la leyenda urbana que la propia NASA proyecta Armageddon en su programa de entrenamiento como ejercicio para que los aspirantes busquen inexactitudes científicas), este film exhibe un tópico detrás de otro: rusos absurdos con tics frígido-bélicos, imágenes de Francia donde solo se ven boinas y rebaños de ovejas, un gordo cobarde que (claro está) debe morir… El tono de los diálogos puede deducirse a partir de este significativo intercambio:

BRUCE WILLIS: “AJ, te diré solo cinco palabras: me alegro mucho de verte, chaval”.

BEN AFFLECK: “Eso son seis palabras”.

Segundo intento fallido de ver entera Armageddon en una semana (esta vez no ha colado ni en versión original). Seguimos: las naves espaciales enviadas por los USA para salvar al mundo se llaman “Libertad” e “Independencia”, hay un despropósito de vehículos espaciales, máquinas perforadoras y bombas nucleares… No cuento más, por si alguien no ha tenido el gusto de verla, pero hay que saber que al final el mundo se salva. Claro está que se destruye el meteorito… si acaso se desprende algún pedrusco que cae sobre Shangai, y París, arrasándolas, en fin: ninguna pérdida de importancia.

Está claro que, por mala y criticable que sea, la peli fue un megataquillazo. En el fondo me sorprende no haber podido con ella: a mí no se me caen los anillos viendo otras (malas) pelis de Michael Bay, que me encantan, como Dos policías rebeldes (1995), Pearl Harbor (2001) o una en la que por cierto nombran Armageddon como referente: Transformers (2007). Esta última me gustó bastante, aunque cualquier parecido de estos Transformers con aquellos (muñequitos con los que jugábamos/ tebeos que leíamos/ dibujitos que veíamos) en nuestra niñez sea pura coincidencia. Pero eso es otro tema...

7 comentarios:

Fran G. Matute dijo...

Como ya sabrás... yo tengo cierta debilidad con esta peli. Primero porque sale Bruce Willis y segundo porque es un ejemplo clarísimo de esa extraña cualidad que tienen los americanos para arrancarte una lagrimona cuando a ellos les salga del níspero... Snif! Snif!...

A todo esto: ¿cuántas veces ha salvado Bruce Willis al Mundo?

Fran G. Matute dijo...

A todo esto: ¿es "Armaggedon" o "Armageddon"?...

GRILLO SOLITARIO dijo...

YO HE VISTO DOS CACHOS, Y ME PARECE UN HORROR. ES QUE ME PARECE CUTRE ADEMÁS. POR LO MENOS, NO SÉ, INDEPENDENCE DAY, AUNQUE ES OTRO HORROR (QUE SÍ HE VISTO COMPLETO) ESTABA TÉCNICAMENTE MEJOR HECHA.

Y RESPECTO A LAS INEXACTITUDES CIENTÍFICAS, UNA COSA SON INEXACTITUDES Y OTRA BURRADAS.

EN FIN, QUE COMO CINE CATRASTROFISTA PREFIERO MARS ATTACKS, JEJE. CUIDENSE.

Anónimo dijo...

que gratos recuerdos me trae a la mente esta peli,me la pusieron 3 veces en el bus,en tres viajes a Granada consecutivos.

Fan G.Matute tu no eras más de Tango y Cash?

Karmen dijo...

Y yo me pregunto... ¿He de suponer que la peli está (cronológicamente) situada en el mismo 1998? De (por lo menos) cuatro o cinco coches que aparecen, sólo uno (el BMW de A.J.) es moderno (bueno, y los cochazos de la NASA). Los demás son todos pickups/furgonetas clásicas de los años 60 (más ese Citroen 2CV de París, claro...). Y... ¿qué significado tiene sacar a unos americanos en plan hillbilly viendo la tele en un granero? Pero... coincido con Fran, a mí me gustó. ;-)

Porerror dijo...

¡Oído ortografía! Efectivamente, Armageddon es el nombre correcto. Ya lo he corregido en el post, pero curiosamente, se escriba como se escriba, la película sigue sin mejorar.

Fernando dijo...

Mire usted,
Cualquier peli con Liv Tyler y/o Bruce Willis ya merece un respeto.
Y si en la primera escena aparece este último jugando el golf desde una plataforma petrolífera usando como hoyo al Rainbow Warrior, aún más.
Y si al final sale encima Paris destruyéndose, la erección es total...
Ya sabes que pocas veces discrepamos en cuanto a gustos en general. Apúnta ésta en tu lista de incidencias.

 
click here to download hit counter code
free hit counter