Vivencias polimórficas de un treintañero perplejo.

lunes, 21 de enero de 2008

Libros pequeños vs. libros grandes


Este fin de semana he estado tan ocupado recopilando material para futuros posts (es que si digo divirtiéndome queda un poco indolente) que no he tenido tiempo de escribir en el blog. Además, me he “cargado” dos libros, sí señores: Cuentos breves y extraordinarios (1957) de J.L. Borges y A. Bioy Casares y Ventajas de viajar en tren (2000) de Antonio Orejudo. ¿Cómo es esto posible? –puede que os preguntéis- ¿Es Porerror una rata de biblioteca al estilo de Firmin (personaje del que pronto hablaré)? No, amigos, el truco está en que ambos libros tenían menos de 150 páginas, y la letra grande, lo que también ayuda.

Gracietas aparte, hoy quería reivindicar los libros pequeños, los cortitos, esos que te caben en un bolsillo. El libro de bolsillo lo inventó la editorial británica Penguin en 1935 y tenía dos premisas: ser manejable y resultar barato. La idea era popularizar la lectura (no necesariamente la literatura), y a juzgar por los resultados podemos afirmar que tuvieron muchísimo éxito. Tengamos en cuenta que Gran Bretaña es un país donde hoy en día hasta la gente más pobre lee. De hecho, me atrevería a decir que precisamente estos son los que más leen, acaso porque son los que tienen una mayor necesidad de evadirse. Se venden libros de bolsillo hasta en los supermercados, la gente los compra y se los lee. Que lean mierda (thrillers ínfimos, novelitas rosas, biografías de futbolistas) es ya otro asunto. Por lo menos se lee, que ya es mucho más de lo que podemos decir aquí.

Pero aparte del pequeño tamaño, con sus innegables ventajas de espacio y almacenamiento, también es interesante que un librito sea corto. Cortito, ¿eh?, llevadero. Que te lo puedas leer en un par de tardes, o en muchos pequeños ratitos. Diría que el límite está en mi caso en unas 200 páginas, todo lo que sea más de eso me da miedo. Los libros de poesía son fantásticos, y también los de relatos. Tienen, de por sí, una subdivisión interna que los hace ideales para la lectura en ratos perdidos. Si te pones con un novelón de 1000 páginas… yo últimamente es que no puedo. Me intimida, me aburre, me desespera llevar una hora leyendo y no haber avanzado ni el 10% del libro.

Estas navidades me compré una novela de más de 900 páginas, de esas que os digo, y la compré con el firme propósito de leerla, ¿eh? El tema me interesaba muchísimo (de otra manera nunca me hubiera gastado 25 pavos en un ladrillo de tapa dura), y la empecé con ilusión. Leí, leí unas cien páginas, y sabe Dios que me la pienso acabar (ya os enteraréis por Estatuas Verdes), pero de momento… No la he abandonado, ¿vale? ¡Dejad de gritarme! Es solo que, entre tanto, me voy a leer otros libros más cortitos. En cualquier caso, dice el afamado pedagogo Daniel Pennac (el del ensayo Como una novela, 1992) que en el decálogo de los derechos del lector se encuentra el “Derecho a no terminar un libro”.

Y es que en el tiempo que emplearía en leerme una de esas novelazas gordas, me da tiempo a leer cuatro o cinco títulos diferentes, lo cual me mola mucho más. Y me motiva más, porque yo no sé vosotros, pero yo un libro que me dura más de un mes empiezo a percibirlo como un castigo. En esta ocasión han sido unos cuentos fantásticos de Borges y Bioy Casares, además de la novela de Antonio Orejudo, autor al que próximamente dedicaré un post. Antes de estos, este mes me había leído La siesta asesinada (2001) de Philippe Delerm y los dos de poesía que ya comenté aquí. Creo que el próximo en caer va a ser Un viejo que leía novelas de amor (1989) de Luis Sepúlveda y el nuevo de Woody Allen (Pura anarquía, 2007), los dos cortitos, los dos de bolsillo.

Mi madre corrobora todo lo que digo en este post al contarme que en una tarde se ha leído Seda (1996) de Alessandro Baricco, que le regalé hace nada por su cumpleaños. Tengo una compañera de trabajo que le prestas un libro y te lo devuelve al día siguiente. El mundo está lleno de lectores rápidos que saborean los libros en pequeños tragos. Ahora, que también los hay de los otros; cada día veo a más gente con sus novelones: El libro negro de la conjura de los templarios, La orden jesuita y el secreto merovingio, Crimen en la catedral de los códices maya-tolteca… y esa onda. Yo, humildemente, continuaré con mis tapitas de literatura. ¿Me recomendáis algún título (que a ser posible no verse sobre la Orden del Temple)?

11 comentarios:

Fran G. Matute dijo...

Creo que ya te lo he comentado alguna vez, pero los libros de Montero Glez son cortitos y una auténtica gozada de lectura...

Karmen dijo...

Que conste que admiro tu capacidad para sacar tiempo de donde haga falta ;-) y emplearlo en leer y escribir. ¡Envidia sana! Yo soy infinitamente más perezosa. :-0

GRILLO SOLITARIO dijo...

Y YO, QUE NO SÉ CUÁNTO TIEMPO LLEVO CON "EL PRÍNCIPE" (Y ESO QUE ME ESTÁ ENCANTANDO)

Anónimo dijo...

A ver, por un lado me gusta de los libros pequeños eso que dices que llenan ratitos, es totalmente cierto y sin lectura serían vacíos, y porque muchas veces en pequeñas historias encuentras agradables sorpresas (véase nuestro amigo Carver, por ejemplo).Pero, por otro lado, lo mio con los libros grandes es una especie de vicio. Yo veo un libro gordo y me hacen los ojos chiribitas. Me gusta llegar a que una historia determinada se convierta en un aspecto más de mi día a día (aunque sea solo por unos días/meses).
P.D.: con respecto a mi velocidad lectora que comentas en la entrada,mañana le llevo a Vanessa el libro que me ha dejado hoy, por no perder el ritmo, tu sabes.;p

Anónimo dijo...

MUY INTERESANTE EL TEMA,TE HAS DEJADO EL FAMOSO BOLSILLO PENGUIN DE LAS TROPAS BRITÁNICAS EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL.ENLAZANDO CON EL TEMA ,CIRCULA UNA COLECCIÓN DE OSPREY SOBRE BATALLAS DE LA 2GM MUY INTERESANTE DE MENOS DE 100 PÁGINAS.

Porerror dijo...

Para "anónimo que escribe con mayúsculas":
No te lo vas a creer, pero he estado a punto de nombrar el "Penguin pocket", lo que pasa es que no tenía modo de enlazarlo con nada y tampoco quería meterlo con calzador.
Cuando vayas a ver Expiación fíjate en que hay un plano de unos soldados ingleses de cuerpo entero y se ve perfectamente el bolsillo del que hablas, con un bulto que quiero pensar es un libro...

Riggy dijo...

Me encantan los nombres que les pones a las novelas de intriga histórica en las que aparece un manuscrito que revela grandes conspiraciones y secretos que nos hacen reinterpretar la Historia. Muerte a todos ellos.

Si hablamos de lecturas cortas yo te recomiendo los cuentos de Roberto Fontanarrosa, humorista argentino. Pero humorista de los buenos, de los que escriben bien y además de reír hacen pensar.

Radio Alma, 101.9 FM dijo...

Mi secreto, que lo he descubierto ultimamente, es leer libros grandes pero que se puedan empezar a leer por cualquier sitio y con capitulos de pocas paginas. De ese estilo recomiendo la Historia de España contada para escepticos, de Juan Eslava Galan, y Una breve historia de casi todo, de Bill Bryson... Saludos, Kike

Rukia dijo...

Pues a mi me va pasando más o menos lo mismo... me regalaron Crónicas de la Dragonlance por Navidad (1438 páginas) y Maus (un cómic de 296)...me he acabado Maus y con el tocho...aún no he empezado...
Concuerdo con Riggy, qué grandes los títulos que inventas para la nueva moda de las conspiraciones del medievo y la Iglesia...

Porerror dijo...

¡Claro que sí, Rukia!Maus mola mogollón, precisamente ayer lo estuve recordando al hojearlo en el VIPS.
Fran G. Matute, ya está comprado Manteca colorá de Montero Glez, y
Riggy, ya he ido a cuatro librerías pero no encuentro nada de Fontanarrosa...

Serranita dijo...

Pues yo prefiero las novelas largas, ¡dónde va a parar! Ya que te pones a hacer algo, que te dure... :)
Bromas aparte, ahora me estoy leyendo la Trilogía de Auschwith de Primo Levi. Una cosa fantásticamente escrita.
Lo de Fontanarrosa, he tomado nota y he pedido en la biblioteca que se compren algunos títulos (me hacen bastante caso, igual soy la única que escribe en el buzón de sugerencias).

 
click here to download hit counter code
free hit counter