Vivencias polimórficas de un treintañero perplejo.

viernes, 8 de julio de 2011

En busca del Santo Grial


-“Sólo el penitente pasará”.
(Indiana Jones)




Todavía la siguen echando por la tele y causa revuelo. No hablo de Pretty Woman (1990) ni Lo que el viento se llevó (1939), sino de Indiana Jones y la última cruzada (1989). El otro día la puso Antena 3 y el buen Josemari (luego se enfada si no doy su nombre) me puso en un sms: “Solo el penitente pasará”. Él me asegura que hacía un par de años yo le había puesto a él idéntico sms con idéntica ocasión, y me suena a verdadero. Cómo olvidar esa entrañable escena de la peli en la que Indy debe elegir entre una abundancia que ríase usted del catálogo de Ikea la copa que viene buscando: el Santo Grial?

Lo traigo a colación porque yo también llevo hace años embarcado en mi búsqueda particular, en este caso más terrenal: la hamburguesa perfecta. Sí, ya sé lo que estáis pensando: es más difícil que lo de la Última Cena. Pero los mitos molan y aún más si traen de la mano un reto. A la nómina de hamburguesas excelentes que ya detallé habría que añadir algunas nuevas, como la recientemente probada en el bar La Bulla, de Sevilla. El buen Migue también me envía un sms. En él me dice que ha estado investigando recetas de hamburguesa por Internet y que si me apunto a la guaracha.



Como sabe que soy un cocinillas de puta madre, me enrola en su aventura y le digo que sí. Hay tentaciones previas, que si caracoles, que si jamón del bueno… todo eso merecería un post propio, pero aquí me centraré en la Ofrenda al Dios de la Hamburguesa. Cual cruzados cárnicos el buen Migue y yo estudiamos varias recetas, la de Gordon Ramsey, la del afamado Jamie Oliver, otras por Youtube… al final decidimos hacer una battle of the burgers particular, echándole cada uno lo que nos venga en gana. El mínimo denominador común: medio quilo de carne picada, mezcla vacuno y cerdo, sal y pimienta.

A partir de ahí, la fantasía, la locura. Espoleados por el añejo rhythm & blues de Juan De Pablos nos ponemos manos a la obra: la elaboración. Mezclamos los ingredientes con alegría y los dejamos reposar durante una horita. Tenemos dos variantes: “Hamburguesa Migue” y “Hamburguesa Porerror”, que paso a detallar. Hamburguesa Migue lleva –además de lo ya dicho- comino, romero, dos cucharaditas de mostaza de Dijon y cebolla picadita. A la mía le pongo un huevo entero crudo, dos tostadas tipo pan integral “Ortiz” machacadas, una cucharada de salsa Worcestershire y un diente de ajo picado.



Hecho esto quedaba lo más difícil, a ver cómo las cocinamos, ahí es donde puede radicar el éxito o el fracaso de toda la empresa. Ahí me dejé guiar por el buen Migue, que está mucho más comprometido con la causa que yo, y es mucho más experto. Él propone diferentes tiempos de plancha, y al final decidimos hacer varios intentos: 4 minutos por cada lado, 5 minutos por cada lado, 6 minutos por cada lado y marcar + hacer en el horno. Servimos las hamburguesas (que eran gruesas pero chiquititas) en unos minimolletitos, acompañadas de las salsas habituales.

Pero aquí lo interesante era ver cómo había quedado la carne: menos mal que había dos invitados más, así y todo teníamos hamburguesas hasta el día del Juicio Final. Al final, hubo opiniones para todos los gustos. La textura que conseguimos no era la que estábamos esperando (y las palabras “albóndiga aplastada” de una de las invitadas no ayudaron), el color estaba bien (la mía un poco más rojita). 4 minutos parece demasiado poco tiempo, incluso para gente a la que le gusta la carne poco hecha, como nosotros. 6 minutos por cada lado sí conseguían una hamburguesa al punto. En cuanto al sabor, ninguna de las dos resultó perfecta (aunque estaban riquísimas, claro). En mi opinión, las de Migue estaban más buenas, pero faltas de un poquito de sal.



Lo que resultó una agradabilísima sorpresa fueron las hamburguesas “al horno”, superjugosas, lástima que no supiéramos exactamente cuánto tiempo las tuvimos. A lo mejor es que no las sabemos freír bien, en fin, para mí la mejor de todas fue Hamburguesa Migue versión al horno. Aunque esto plantea un problemilla, claro: una hamburguesa asada? Parece una aberración, no? Error de Dios, etc. Seguiremos intentándolo, lo prometimos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Fue solo el principio. No dejo de darle vueltas...Migue.

fritanga dijo...

Valientes.

Anónimo dijo...

¿Le habéis echado un vistazo al programa de Heston Blumenthal llamado "In search of perfection"?Tiene un capítulo dedicado a las hamburguesas...Lo podéis ver por youtube. Mi Pedro tiene todos los capítulos...y creo que después de su Irish stew tiene bastante credibilidad ;-)
lvtc

 
click here to download hit counter code
free hit counter