Vivencias polimórficas de un treintañero perplejo.

martes, 13 de abril de 2010

Almudena, no


-“¿Dónde está la chica que yo conocía? ¿Cómo has podido perder ese resplandor de felicidad?”
(The Beach Boys)




Pese a que pudiera parecer lo contrario, este no va a ser un post triste. No. Me ha resultado difícil ordenar ideas y sentimientos para expresarme, pero antes de continuar haciéndoos reír y pensar en Estatuas Verdes (“El lugar donde cliché y audacia lingüística se comen la boca”) tenía clarísimo que quería dedicar un buen recuerdo a la querida Almudena. Los lectores fieles sabéis que hace 14 meses perdí la sana y elegante costumbre de contestar a todos los comentarios uno a uno y personalizadamente: ya solo comento cuando me sale. Y sin embargo los leo todos y todos me llegan, os lo aseguro, me llegan dentro.

Por eso quiero agradeceros a todos los que habéis comentado de modo tan cariñoso en el post anterior (y también los que habéis respondido a él vía sms, Facebook o mail.) Casi todos habéis coincidido en recordar lo fiel lectora de Estatuas Verdes que era Almu (en cursiva cuando es un personaje del blog), los comentarios que dejaba y la propaganda que siempre siempre le hacía. No me cabe duda de que ella es la responsable de haber atraído al mayor número de lectores, todavía me encuentro gente que me sorprende con que leen Estatuas, y que lo hacen “por culpa” de Almu (ayer por la tarde me pasó con dos personas nuevas, sin ir más lejos.)


Muchos lo sabéis pero la mayoría no: Almu fue quien hizo posible la famosa foto de Conchita que preside el blog, merced a sus contactos madrileños. Ella me arrancó una sonrisa más de un día en que yo pensaba que no me había leído nadie, o más precisamente, que mi post no había conseguido emocionar a nadie. Ella, por tanto, significaba una poderosa razón para seguir escribiendo. Siempre recordaré su insistencia al confesarme “a mis compis de trabajo les digo que lean el blog del Friki!”

Los más avisados de entre vosotros habréis reconocido en el nombre del post de hoy un eco de esa canción favorita de los Beach Boys: “Caroline, No” -de la que está sacada también el epígrafe. No suelo ser tan explícito con mis fuentes pero es que hoy quiero llamar la atención sobre la negación presente en el título. Esto es un poco como lo de San Pedro, con todo este tema se me han venido a la mente 3 negaciones. La primera, claro está, es la incredulidad: la negativa a aceptar una noticia tan mala.


No puede ser, no puede ser. No, no y no. El mantra repetido una y otra vez. El rechazo a una realidad terrible, brutal. Y además imposible de creer. Salvo que es verdad. La aceptación vendrá con el tiempo para los familiares, los amigos, todas las personas que la queríamos. Es un proceso largo, que no se puede cerrar en falso, y del que desgraciadamente Negación es una etapa necesaria.

Una segunda negación (tremenda) es como un portazo frío en las mismísimas narices. Es darse cuenta de cuántas y cuántas cosas ya no van a repetirse, cuantísimas cosas se han ido con la persona que se ha ido. Aquí cada uno pondrá su detallito particular, de lo más íntimo a lo más frívolo. Como no quiero ir de pena solo os dejo dos míos. Ya nunca más escucharé la voz de Almu al otro lado del teléfono diciendo “¿Qué pasa, guapito?” Ya nunca más veré su mirada de odio cuando me permita burlarme de Ismael Serrano o cualquier cantautor progre, cosa que indefectiblemente hacía en su presencia, por el placer de cabrearla un poco.


He de terminar con una negación poderosa, que se convierte en una afirmación a la vida. Demasiado a menudo escucho la frase “la vida es una puta mierda”: la escucho en el trabajo, en las canciones de rap, en tanatorios. Y lo siento mucho, amigos, pero por ahí sí que no paso. La vida tiene cosas horribles, tiene cosas que son una puta mierda, pero no lo es. NO. Recuerdo a Almu y, si logro por un instante filtrar la pena, solo me vienen a la memoria cosas positivas, alegrías, momentos que dan “calorcito.” Una amiga me ha dicho hace poco a propósito de este tema “Sigue negándote, por favor”: claro que sí. Hay muchas cosas en esta vida (perdón por la filosofía barata) que no comprendo, la inmensa mayoría. Pero sí sé distinguir a la gente buena, la positiva, la que te aporta, la que te alegra, la que te quiere, la que te hace crecer como persona. Y Almudena era una de ellas.

Ha muerto una parte de Estatuas Verdes: descansa en paz, guapita.

10 comentarios:

Tamara dijo...

José.. Qué bien que finalmente hayas escrito un post para ella. No podía ser menos. Estoy contigo, me niego a creer que haya ocurrido.. también me doy cuenta de que no volveré a escuchar su voz o reirme con ella, pero también pienso que la vida NO es una puta mierda. Aunque a veces ocurran cosas así...
Hablamos prontito.. Un beso enorme!

Rukia dijo...

Preciosa entrada Porerror, yo sinceramente, tampoco pienso que la vida sea una mierda, al contrario, aunque admito que a veces me levanto en modo pesimista on y lo veo todo negro. Por suerte, bastantes veces, hay cosillas que te alegran el día, como este blog.

Anónimo dijo...

Gracias Jose, Almu se lo merecía todo. Respecto al blog, decirte que todas las noches entro para ver que has escrito, me enganchó "la guapi" como bien sabes, bueno mañana nos volveremos a ver, un fuerte abrazo.

Fran G. Matute dijo...

Como decía Brian Wilson en la canción que mencionas "it is so sad to watch a sweet thing die"...

Anónimo dijo...

"Nos merecemos ser felices"

Frase de un SMS de un amigo, recibido minutos antes de que mi vida cambiara, y leído minutos después. No sé escribir mejor que él, así que repito sus palabras.

Anónimo (ilustrado)

Anónimo dijo...

La vida no es una mierda y mucho menos si hemos tenido la suerte de compartirla con gente como Almu,aunque nos la hayan quitado y ya no podamos escuchar su risa nunca más.
un beso Ana

Anónimo dijo...

eres mi vitalista favorito y en estos momentos míos tan amargos, estas palabras tuyas me hacen d enuevo renacer. Gracias, amigo!!!mjesús

Pedja dijo...

Jose, gracias por el post, escribes muy bien y te animo a seguir con ello, la vida es maravillosa y bella, inabarcable, siempre se bare paso, positiva, una auténtica pasión, gracias por recordarlo, un abrazo.

Riggy dijo...

Después de tanto tiempo sin pasarme por Estatuas Verdes, siento muchísimo leer esto. Un fuerte abrazo para ti y para todos los que la conocíais, no la olvidéis.

*Ana* dijo...

Ser positivo en la vida creo que es una de las formas más inteligentes de enfrentrase a ella. Aunque algunos días cueste mucho.

Ánimo corasson.

SNQEV

 
click here to download hit counter code
free hit counter