Vivencias polimórficas de un treintañero perplejo.

lunes, 2 de febrero de 2009

La duda


“Piensa mal y acertarás”
(Refrán español)




Llevo unos días sin escribir un post y no es por falta de ideas ni de acontecimientos que reseñar. Es por falta de una manera adecuada de contaros las cosas. Que no sé por dónde empezar, vamos. Al final me lanzo con este metapárrafo a contaros que la última película que he visto, La duda (2008), me ha creado muchas ídems pero me ha recordado la importancia de los hechos objetivos, y de las presentaciones subjetivas que de ellos se hagan.

Pero como se dice al comienzo de la peli, la duda es un poderoso aglutinante, tanto o más que la certeza. Imposible hablar de esta peli sin decir de qué se trata, sería como decir:Casablanca va de Marruecos”. Avisados quedáis. La duda es una historia que viene del teatro (ganadora del Pulitzer 2005), y la ha escrito para la pantalla y dirigido el propio autor, John Patrick Shanley. La historia es simple: en una escuela parroquial católica dirigida por una monja integrista, un cura postconciliar es acusado de pederastia, basándose en conjeturas. Estamos en Nueva York en 1964, y para colmo, el niño pupita en cuestión es negro.


¿Culpable? ¿Inocente? ¿Acaso importa? La monja directora (Meryl Streep) ya ha decidido condenar al cura (Philip Seymour Hoffman) de antemano, antes incluso de acusarlo de pederastia. Sus crímenes: escribir con boli (en lugar de estilográfica), jugar al baloncesto, tomar el té con tres terrones y sonreír. La monja encarna lo más rancio del catolicismo preconciliar: sacrificio por el sacrificio, templanza confundida con mortificación, rectitud a ultranza, temor de Dios... y una aparentemente insobornable fe, que es la que justifica todos sus actos. En su peculiar rectitud (“righteousness” es la palabra que busco), la monja Meryl representa a una especie de Maquiavelo del catolicismo: su filosofía podría resumirse en “Para perseguir al Mal es necesario alejarse un paso de Dios”. Pero como se persigue un Bien superior, el fin justifica los medios.

El Padre Seymour Hoffman encarna una visión opuesta de la Iglesia y la fe: más abierta, más humana, de mejor rollo. Habiendo recibido una educación católica, yo me siento más identificado con él porque se parece a los curitas que había en mi colegio, que sonreían, organizaban bailes y hablaban de sexualidad (desde el punto de vista cristiano, of course!). Pero entonces, ¿el cura es culpable o no? Espérese un momento, señora. Decía que este cura encarna el buen rollo, y por eso nos repugna aún más la idea de su presunta pederastia. Como dije antes, el niño que protagoniza el incidente pederástico es el único negro del colegio, lo cual envuelve al tema en una capa más de peliagudez.


Intento colocarme en la mente de un progre para ver dónde estarían sus lealtades en este caso. De un lado, si el cura es culpable, qué éxito para el anticlericalismo: claro, todos los curas son corruptores de menores, etc (y más en USA, donde ha habido muchos, sonados y bochornosos casos). Pero por otra parte, si el cura es inocente... representaría un triunfo para las ideas más liberales, un golpe en la cabeza a todo ese mundo carca, oscurantista e intransigente que la monja Meryl epitomiza. ¿Por qué es buena peli La duda? Razón #1: Porque no nos lo pone tan fácil.

Razón #2: Por el trabajo de sus actores. De Meryl Streep ya se habló en Estatuas Verdes, y Philip Seymour Hoffman es posiblemente mi actor favorito en activo, el nuevo Marlon Brando. En esta peli ambos están no ya de Oscar, sino de Oscar Mayer, con ketchup y mayonesa. Y además hay otra dos secundarias que andan nominadas: Amy Adams y Viola Davis. Sobre el papel de Viola Davis solo diré que dura 2 minutos en pantalla, y que estará muy bien pero me parecería una grosería que la premiaran por eso. Amy Adams es harina de otro costal: su papel de tontuela bienintencionada puede pasar desapercibido entre las actuaciones de dos titanes como Streep y Seymour Hoffman, pero bien mirado, su ambiguo trabajo resulta ser la argamasa perfecta que conecta los mundos de ambos personajes principales: monja carca y curilla progre.


No voy a fingir que La duda es la mejor peli del año, ni siquiera que me haya gustado más que Revolutionary Road (2008). Pero aunque solo fuera por sus actores ya merece una atención especialísima. La escena en el despacho de la directora, con el cura y la otra monjita sirviendo el té la tengo para mí como una de las mayores barbaridades dramáticas que mis ojos han contemplado en mucho tiempo. En cuanto a la temática, la peli te plantea un dilema moral, el de decidir -sin pruebas- acerca de la culpabilidad de un hombre. No quiero contar más, pero os dejo caer que mientras veía La duda vinieron a mi mente los títulos Pasaje a la India (1984) y Sed de mal (1958) -por poner dos ejemplos de acusaciones pupita-. Al final el juicio lo tienes que hacer tú, espectador, no te lo dan mascadito.

Creo que Umberto Eco se refirió al concepto como “obra abierta”, “donde el lector encuentra el sentido de una manera activa delante de la obra” (Wikipedia dixit). Yo solo espero que esta peli os coja confesados.

6 comentarios:

Riggy dijo...

Me ha encantado lo de Oscar Mayer.

Yo también soy admirador de Seymour Hoffman, y no es la primera vez que el hombre hace de presunto pederasta, has visto "Happiness"?

Qué bueno el disco de la semana.

Fran G. Matute dijo...

Estoy de acuerdo contigo, pero reconozco que hay una escena que supuestamente te induce a error indebidamente para luego decirte que lo que entendiste no era así (o sí)... y eso es trampa!!! Eso no se hace en una película...

He dicho.

Rocío dijo...

Que en las pelis no se hace trampa??? juas

coakiy

Anónimo dijo...

Gracias por este post porque esta pelicula la quiero ver tras la de Brad Pitt y tenia que convencer al personal. Me has dado argumentos de sobra.
Por cierto recomiendo:Siete almas. Aunque para mi gusto, le fala un toque esencial para ser recordada.

Un abrazo

Inmi.

Fran G. Matute dijo...

A ver... cuando digo que en las pelis no se debe hacer trampa me refiero a que si en un plano se dice una cosa no se puede terminar la peli diciendo que ese plano era lo contrario sin una explicación por medio.

En "El Sexto Sentido" te engañan todo el rato pero al final te dicen que es por esto y por aquello... pero en "La duda" hay una escena que, en mi opinión, dice que fulanito es tal para luego terminar diciendo que no sé qué ha hecho fulanito... ahí es donde yo digo que hay trampa en el cine.

Como dice Porerror, hasta a la hora de montar una película debe existir una ética...

Rukia dijo...

La película de La Duda es genial, la interpretación de Streep es buenísima, no se si mejor que la de Angelina Jolie en El Intercambio, pero desde luego La Duda si es mejor película. Me gustó mucho verla,(fui además, como de costumbre, a verla en VOS) y todo el camino de vuelta fue un debate acerca de la película, las posturas, los actores,la época...

Al final quedamos en que ella tenía razón, aunque yo creo que es porque era el mal menor.

ah! y eso en la película no se sabe.

 
click here to download hit counter code
free hit counter