Vivencias polimórficas de un treintañero perplejo.

martes, 4 de marzo de 2008

Los dos caras de la política

Por petición popular, Estatuas Verdes entra a realizar un riguroso análisis del debate de ayer lunes.


Cara (dura) A: El señor José Luis Rodríguez Zapatero, candidato del PSOE, se limitó a reproducir su discurso vacuo y triunfalista al que nos tiene acostumbrados en estos últimos cuatro años de desastrosa legislatura. Las líneas maestras de su argumentación, siempre a lomos del falaz caballo del buenrrollismo, consistieron en una reiteración de los supuestos logros sociales consolidados durante su mandato (Ley de Igualdad, Ley de Dependencia) y sus supuestas conquistas políticas en pro de la paz perpetua (léase Alianza de Civilizaciones, retirada de las tropas de Irak y negociación con la banda terrorista ETA).

Carente de ideas o propuestas novedosas en economía (su receta mágica contra la crisis imperante –desaceleración, como él la llama- consistió en crear un observatorio de los precios, que ya existe) se limitó a reproducir su simplista visión de la inmigración y a prodigar promesas de difícil cumplimiento en lo presupuestario, como la creación de nuevas plazas de guardería, subvenciones de toda laya y jaez, viviendas para jóvenes o una igualdad salarial entre sexos que curiosamente no ha parecido preocuparle en cuatro años en la presidencia del gobierno.

Incapaz de rebatir con argumentos los ataques del señor Rajoy, Zapatero no paró de reprochar al candidato popular las supuestas mentiras del 11-M, la sempiterna Guerra de Irak y otros asuntos de la era Aznar. Por su parte, el candidato por el PP Mariano Rajoy defendió con denuedo su visión de España, presentando las propuestas de futuro que su partido aporta a la campaña. Rajoy recordó a Zapatero cómo el PSOE ha dilapidado la boyante herencia económica de la legislatura Aznar, el alza de precios, el descontrol de la inmigración ilegal y el desmantelamiento de la educación pública. Rajoy se mantuvo firme y denunció el uso indigno que de las víctimas del terrorismo ha hecho el actual gobierno y cómo Zapatero y su ejecutivo mintieron en relación a su negociación política con la ETA. La incapacidad de ZP para responder convincentemente acerca de este y todos los temas convirtió a Rajoy en el claro ganador del debate.


Cara (dura) B: Una vez más, el candidato del PP Mariano Rajoy demostró que representa a la más radical y rancia extrema derecha en que su partido habita desde que abandonara su pretendida posición de centro. El “cara a cara” nos devolvió al Rajoy más bronco, más violento, incapaz por completo de realizar propuestas constructivas. Basó en el reproche continuo y la interrupción su estrategia de desgaste, frente a un Zapatero que ofreció su proyecto de gobierno para los próximos cuatro años. Rajoy subrayó la alergia del PP al diálogo y el entendimiento cuando reprochó con mentiras al candidato socialista su supuesta negociación con ETA, tergiversando los hechos a su estricta conveniencia.

Otro mantra que presidió las intervenciones del candidato de la derecha fue el relativo a la inmigración, a la que de modo simplista culpó de los males de este país en lo económico y lo social, esgrimiendo su famoso “contrato para inmigrantes” (deudor de la ultraderecha populista) y obviando las cinco regularizaciones extraordinarias que tuvieron lugar bajo el mandato de Aznar. También guardó silencio, cuando no mintió frontalmente, respecto al apoyo de su partido a la ilegal Guerra en Irak y a las mentiras del entonces gobierno sobre el 11-M (siempre espoleadas por una teoría conspirativa financiada por los obispos y cierta prensa).

A la dureza y los reproches de Rajoy, el candidato Zapatero contrapuso sus propuestas de gobierno para el futuro, recogidas en un novedoso “libro blanco” que ZP puso a disposición de la moderadora y de su oponente, quien en todo momento se mofó de la iniciativa. Además de medidas que palien la actual fase de desaceleración económica (enmarcada en un contexto mundial), Zapatero expuso sus promesas en materia social: mejora de la conciliación familia-trabajo, igualdad real entre géneros, diálogo entre inmigrantes, patronal y sindicatos o acceso de los jóvenes a la vivienda. El actual presidente, que en ningún momento se crispó ni perdió los papeles frente a un vocinglero y demagogo Mariano Rajoy, fue el claro vencedor de este debate por una pura cuestión de integridad y voluntad de cohesión de la ciudadanía.

(Táchese lo que no proceda)

9 comentarios:

Ana dijo...

jajajajajajajajaja ha merecido la pena esperar al comentario

Fran G. Matute dijo...

Snif! Snif! ¿Y se pondrán bien?

Sam dijo...

Has estado brillante. No tengo palabras.

Radio Alma, 101.9 FM dijo...

me ha parecido quizas un poco parcial y tendenciosa la entrada, no?

Grande eres, coñe!

Iso Topuno dijo...

Lo primero va a ser saludaros a todos, pues es la primera vez que escribo en este blog.

Aparte de eso quiero dejar clara mi primera pregunta en este foro para que luego no me acusen de manipulador ni de mentiroso: ¿de dónde ha sacado porerror esas fotos tan buenas de los candidatos? Si la encuesta no estuviese cerrada, ya sé lo que votaría. De hecho posiblemente el domingo vote a "Las imágenes que ilustran las entradas" del blog de las estatuas verdes.

Os dejo, que aún tengo mucho que cavar hoy. Hasta pronto.

Radio Alma, 101.9 FM dijo...

Momento clave del debate

http://www.youtube.com/watch?v=19J7v9HWEzI

Gracias Carlos!

Rukia dijo...

que grande!!

Anónimo dijo...

Jeso Luís Lodrigues Sapetero fue el calarísimo ganadol del dabate.

FDO: Malono Chaves.
Presidente de la Junta de Alandusía.

Irene la de Filosofía dijo...

A mi lo que me molestó mogollón fué que por culpa del debate electoral Antena 3 no emitió mi serie favorita "Fisica o Quimica". Y eso que esa cadena ni siquiera retransmitía el debate. Por lo menos echaron un programa muy gracioso con Paz padilla, Roser y David Civera.

Lo que no he comprendido es una cosa, Porerror, cual es tu opinion sobre el debate, lo ganó Rajoy o Zapatero?

 
click here to download hit counter code
free hit counter