Vivencias polimórficas de un treintañero perplejo.

domingo, 30 de noviembre de 2008

Cuanto de solaz


Bueno, bueno, bueno. Salvando el hecho nada desdeñable de que DANIEL CRAIG NO ES JAMES BOND, anteayer fui a ver la 22ª peli de la saga de 007, por título Quantum of Solace (2008). Vaya por delante que me gustó mucho, pero como soy Bondófilo quisiera hacer un poco de análisis para comprobar hasta qué punto resulta satisfactoria. A partir del cuarto párrafo voy a poner muchos spoilers, no revelo los giros de la peli, pero sí voy a decir qué aparece en ella y qué no. Si no la has visto, la quieres ver y no te gusta que te avancen nada, estás avisado. Luego puedes leer sin peligro el último párrafo.

Empecé diciendo que Daniel Craig NO es James Bond. Correcto. Sean Connery fue James Bond, Roger Moore fue James Bond (a la fuerza…), Timothy Dalton fue James Bond, Pierce Brosnan fue James Bond. George Lazenby no nos dio tiempo a darnos cuenta si lo era o no. Daniel Craig no es James Bond (para empezar, hasta un tonto sabe que James Bond no es rubio): será un señor muy malencarado, será no dudo que muy atractivo sexualmente, será un gañán, incluso será muy eficaz en estos papeles violentos que interpreta… pero James Bond no es.


Pese a no ser James Bond, hace de él en la nueva entrega de la saga Bourne, digo 007. Paso a hacerle el test a Quantum of Solace para ver cómo sale parada en cuanto que peli de Bond.

Título sacado de una obra de Ian Fleming: Correcto, sacado de un relato corto de 1960 y además, como manda la tradición, la historia y los personajes no tienen nada que ver con la “Quantum of Solace” original.

Trama incomprensible: Justo en el centro de la diana! Sería tedioso citar aquí el número de medios de comunicación en los que he leído que la trama de Quantum of Solace se entiende menos que Darth Vader comiendo polvorones. Pero vamos, que no es necesario leerlo en ninguna parte: a esta conclusión pude llegar yo solito.


Escenarios exóticos/chulos: Siena, Haití, Bregenz (Austria), el Lago Garda, Bolivia (La Paz y el desierto), Rusia, sí, esta prueba la supera con creces.

Vehículos: Bien es verdad que sale un Aston Martin, con lo que eso está cubierto, pero la peli adolece de un contrato de product placement con la marca Ford. Muchos Fords, todos nuevísimos, en países del Tercer Mundo. No cuela. Y otra cosa: ¿James Bond a bordo de un Ford Ka? I don’t think so! En cuanto a otros vehículos… un avión DC3, un helicóptero Bell UH-1 “Huey”, un caza Aermacchi SF.260, sin duda espectaculares para una peli de… hace cuarenta años!

Tecnología: Mucha tecnología, onda Bourne, y eso es un problema porque deberíamos estar hablando al revés, que Bourne usa tecnología “onda 007”. Que si pantallas táctiles, que si conexiones a Internet instantáneas, que si móviles chiripitifláuticos… el problema es que todo eso lo usan otros, al pobre James Bond no le dan más que dos puños rudos. Ni siquiera sale Q, cojones. Eso sí, los malos hacen un uso espectacular de la tecnología en la escena de la ópera.


Villanos: Los malos de Bond siempre son teatrales, ideeas geniaales, o perturbados. En este caso, Dominic Greene es un malo que está muy a la altura, una creación de maldad y locura que me ha parecido lo mejor de la película. Nada de histrionadas, nada de planes megalómanos: este es un malo de camisa desabrochada y por eso da más miedo. El resto de villanos, de opereta: Elvis (secuaz de Dominic Greene que parece “Sandro de la Bienale” de El Gran Lebowsky), un tal General Medrano y el Guillén Cuervo, no os digo ná.

Chicas Bond: Hablemos, este Bond moja menos que el mercurio, y eso es preocupante. Aquí solo folla una vez, y no con la tía principal. ¡Injuria! Las chicas Bond sí están a la altura, Camille/Olga Kurylenko: obra maestra (en serio, incluso actúa bien) y la pava que hace de Strawberry Fields, una pena que solo salga tres minutos y medio.


Identidad Bond: Solo a la mitad de la peli, cuando veía que Judi Dench se dirigía al personaje de Daniel Craig llamándole “Bond”, caí en la cuenta de que estaba viendo una peli de 007. Bond gañán, Bond de baja estofa, Bond cani… ¡uf! Será muy democrático, pero, ¿dónde quedó aquel agente secreto que desayunaba mermelada Tiptree? En toda la peli no se dice lo de “Mi nombre es Bond, James Bond”. ¡Qué postmoderno, eh? Gracias, venimos a ver ESO. ¿O te creías que veníamos por el guión? Tampoco sale el martini “agitado, no removido”, ahora Bond bebe no sé qué mariconadas… en fin.

Música y títulos de crédito: Pese a haber leído que la secuencia de los títulos iniciales no estaba a la altura, no es cierto: son todo lo que deben ser y están muy bien. También hay tiro a través de un cañón estriado. Sobre la música, diré que es caca, interpretada por el cansino Jack White y una tal Alicia Keys. La canción tenía que haberla hecho Amy Winehouse, y punto. Otra tradición que rompe esta peli es la del miniepisodio previo a los créditos, en este caso lo previo es la directa continuación de Casino Royale (2006), pero eso no supone ningún problema, al revés: es de lo mejor de la peli.


Valoración global: La película me ha gustado mucho, pese a no ser lo que se espera de una de James Bond. Casino Royale tampoco lo era y me satisfizo al 99%, esta menos. Aun así, la recomiendo, pero sabiendo lo que se va a ver. Si la pudierais ver en V.O. pienso que sería mejor. Yo la vi doblada y, además de perderme las voces de Judi Dench, Daniel Craig (casi mejor) Guillermo Del Toro y Alfonso Cuarón, hube de sufrir el bufonesco doblaje pseudofranchute de Mathieu Amalric (el malo) y el ridículo pastiche ruso-¿italiano? de Olga Kurylenko, que en el original actúa con acento boliviano, dicen. Bueno, y al final de los créditos finales lo de siempre: JAMES BOND VOLVERÁ. Pues eso: que vuelva, por favor.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Vaya, parece que voy a inaugurar los comentarios...Pues bien. En mi humilde opinión Daniel Craig SÍ es James Bond, y uno muy atractivo, por cierto!. Yo la he visto en versión original, y por lo que veo ha ganado en la traducción, porque a los tres que fuimos nos pareció mala, mala, mala, mala. Habría tanto que comentar...pero me limitaré a subrayar lo absurdo de una espía vestida de espía con su gabardinica blanca y pelucón pelirrojo en Bolivia. Sí, hija, eres espía, y no una muy buena, por lo que se ve. Su acento hablando español, caquita, así como el de Daniel Craig. El de la muchacha del este, muy bueno. Gracioso también ver a Fernando Guillén Cuervo con autobronceador en la cara haciéndose pasar por poli boliviano. Total, que me la quise tomar como una comedia, porque si me la hubiera tomado en serio habría dejado la sala, que era lo que querían hacer los otros dos con los que fui...

Anónimo dijo...

soy lvtc, que se me ha olvidado!
besicos

Karmen dijo...

Coincido con LVTC sobre el hecho de que Daniel Craig sí es un buen Bond. Cierto que no es tan gentleman como los anteriores, y que tiende a comportarse de forma un poquito más macarra que ninguno de ellos, pero... a mí me convence.

La peli me gustó bastante. Hay cosas que no entendí muy bien; supongo que se explicarán en la próxima entrega (???). La escena de la persecución por los tejados de Siena moló mucho. La parte final también me dejó buen sabor de boca.

En definitiva, dejando a un lado algunas de las cositas "pupita" que menciona Porerror, mi crítica (por si a alguien le interesa) es positiva. Yo la recomiendo.

Ah, por cierto... La metralleta del cartel con que abres el post, ¿llegó a salir?

Fran G. Matute dijo...

Yo también he visto la película y sólo tengo dos cosas que añadir: la peli me pareció muy mala (con algunas escenas de acción bien resueltas y la Kurylenko o como se llame sale estupendérrima) y el malo -Mathieu Amalric- es obra maestra (que para eso es un actor reputadísimo...).

El problema no es tanto que no se entienda muy bien la trama (tampoco es tan compleja, sólo que se cuenta de forma muy fragmentada y te puedes perder un poquito) sino que ésta es simplona y aburrida, lo cual es lo peor qué se puede decir de una peli de Bond.

Estoy con Porerror que la saga Bourne ha hecho mucho daño, al menos a los fans de James Bond... ¿desde cuándo es admisible una persecución en coche, en barco y en avión dentro de una misma película? Desde la lamentable Ronin y sus 5 persecuciones en coche no veía nada igual...

rocío dijo...

Hasta aquí hemos llegado!!! Quién osa hablar mal de Bourne???? Bourne persigue en todo lo que haga falta y más. Amén de hablar 15 idiomas sin acento y estar más bueno que el queso.

He dicho!!!!

Fran G. Matute dijo...

Que conste que la saga Bourne es de las cosas más meritorias que ha dado el cine de acción/thriller en los últimos años y Matt Damon es un grande...

Decía sólo que la estética de dicha saga ha venido para quedarse (como ocurrió en su día con la inefable "Matrix") y esta nueva peli de Bond se ha visto impregnada por dicha estética, lo cual, en mi opinión, le resta credibilidad a la cinta...

Truman dijo...

Siendo bondófilo de toda la vida, a mí la peli me ha dejado algo frío:

Plus side: Sigue en la línea del Bond moderno inagurado en la época de Pierce Brosnan y continuado en 'Casino Royale'. Bond es más vulnerable, más ambiguo, las tramas son más realistas y a mí personalmente Craig me vale como Bond. El nuevo Bond me parece más acorde con nuestra época. Y si, la trama es confusa, pero que alguien me diga una peli de Bond cuya trama rivalice con Dickens.

Minor side: Demasiadas referencias a Casino Royale y sus personajes, sin un 'previously' al principio. Incluso yo, habiéndola visto, me perdía. Y sobre todo: Una escandalosa falta de espectacularidad en las escenas de acción. Menos la parte final de la persecución inicial en Siena, el resto de escenas de la película tienen todas un aire 'Deja vu' que te hace salir del cine con la sensación de haber pagado full price por un artículo de segunda mano. Las pelis de Bond, dejando aparte detalles secundarios, son pelis de acción. Y la acción en esta es pobretona.

 
click here to download hit counter code
free hit counter