Vivencias polimórficas de un treintañero perplejo.

viernes, 24 de octubre de 2008

Suelo de historias


Por sorpresa en el email me llega una invitación para pasar un fin de semana en el campo extremeño el mes que viene. ¿Irás, no Porerror? Mmmmm… hoy es uno de esos días en los que he tenido que reducir a segunda para no atropellar a una oveja, o a una cabra, como vosotros queráis. Pero sí, iré. No me gusta el campo, no es una sorpresa, y vivir en Cosica no lo está mejorando. Pero ir a Extremadura es diferente. Llevaba unos días rondándome por la cabeza el escribir sobre esta región, a cuenta de la nueva campaña para promocionar su marca que estamos viendo en los medios últimamente.

Hablemos de Extremadura. ¿Por qué está tan agraviada en el conjunto de España? Conozco todas las autonomías españolas salvo Murcia y Baleares, y esta región es de lo mejorcito que hay. ¿Qué fama tiene? Caciquismo, retraso secular, incultura, vagancia, pobreza… ¿Está usted hablando de Andalucía? No, señora, por el estilo pero casi peor. Esta leyenda negra de Extremadura es resultado del tópico, la injusticia histórica, la mala información y la pereza. Es cierto, la región es de las más débiles económicamente de España, con paro, falta de industria… pero a veces no interesa saber por qué son así las cosas. Y sobre todo, no interesa cambiar los esquemas mentales y ver qué es lo que va cambiando para mejor.


He ido bastante por allí en los tres últimos años, incluyendo dos visitas al festival ContemPOPránea, y me fascina una cosita que les tengo que reprochar a los extremeños. ¿Cómo es que teniendo los tesoros que tienen (yacimiento tartésico de Cancho Roano, la Mérida romana, Monasterios de Yuste y Guadalupe, el casco antiguo de Cáceres, Plasencia…)? ¿Los parajes naturales (dehesa, Monfragüe, la Vera…)? ¿Los productos gastronómicos (carnes y chacinas ibéricas, quesos, verduras…)? ¿Cómo es que teniendo todo eso apenas lo publicitan? Con todo el respeto, ¿cuántas veces habremos de ver en la tele anuncios sobre los campos de golf y las playas de Valencia? Pero Extremadura, cortito de anuncios.

Podrían presumir de cultura, ahora que se reivindica lo irreivindicable. Tuvieron a Arias Montano, Carolina Coronado y Espronceda. Luego Felipe Trigo, Luis Chamizo, Francisco Valdés, Delgado Valhondo… sí, señora, son nombres de segunda fila, pero eso es precisamente porque nadie se ha encargado de decirle a usted lo buenos escritores que eran. ¿A que sí se había enterado de que Josep Pla o Rosalía de Castro eran genios? Pues eso. Contemporáneamente están teniendo bastantes nombres mediáticos: Luis Landero, Dulce Chacón (RIP), Javier Cercas… y Félix Grande, uno de los mejores poetas de España, también son de allí.


Es posible seguir con Los Chunguitos, Extremoduro, el torero Talavante, la gimnasta medallista Nuria Cabanillas, con peña de siglos pretéritos… pero tampoco es cuestión de hacer aquí un Who’s Who de Extremadura. Yo no, pero a lo mejor sus autoridades sí, y parte del problema radica en que no le dan suficiente difusión a sus logros, sus hijos ilustres y su patrimonio. Ahora con el rollo de la Marca Extremadura están empezando a hacer mucha propaganda, y eso está bien. Cultura, modernidad, ciencia, ideas, solidaridad, bienestar, son algunas de las ideas-fuerza que presiden esta campaña.

En los anuncios de la tele salen extremeños y extremeñas del candelabro como el novelista Sánchez Adalid, el baloncestista Calderón, el actor Alberto Amarilla, Berta Collado (La Sexta), Raquel Sánchez Silva (Cuatro) o Soraya OT. Y dada esta nómina cabe lícitamente hacerse una pregunta: ¿son todas las mujeres extremeñas guapas, graciosas y con talento? No, amigos, ahí está la cant…, la actr…., ahí está Bebe para atestiguarlo.


Esperemos que esta campaña (exagerada, como todas las publicitarias, pero igualmente lícita) sirva para algo y que la cosa no quede en un simple reclamo turístico: sé de lo que hablo, provengo de la “otra” región pobre y cateta de España. El turismo es un gran recurso pero no la panacea. Pero por algo se empieza. Y de paso, a ver si algún señor de la Junta de Extremadura llega a leer este post y le da por mandarme un lomo ibérico, siquiera cien gramitos liados en papel de plata, hombre.

8 comentarios:

Porerror dijo...

Antes de que algún listillo salte para corregirme, me apresuro a decir que sé que Bebe nació en Valencia, pero se ha criado toda la vida en varias localidades extremeñas. Y es que... ¿quién se privaba de darle caña?

Karmen dijo...

A ver, Porerror... ¡¿Sabías que soy extremeña?! Pues eso... Estoy de acuerdo contigo en lo que a la falta de auto-bombo se refiere. No pocas veces me he topado con gente que me encasilla directamente al saber que nací y crecí en una ciudad extremeña. Lo cierto es que yo estoy bien orgullosa. Por darte un dato... es tradición entre mis amigas desgañitarnos cantando el himno de nuestra comunidad con cada borrachera... Creo que eso lo dice todo.

¿Sabías que el novio de una prima criada en Madrid (valenciano él), al ver su DNI (nacida en D... B..., Badajoz), le soltó: "esto no lo vayas a ir diciendo por ahí..."?

Lo único que puedo añadir es:

"Nuestras voces se alzan,
nuestros cielos se llenan,
de banderas, de banderas...
VERDE, BLANCA Y NEGRA.
"

¡Gracias por el post! ¡Me ha encantado!

El Perro Lunar dijo...

Lo de Josep Pla y Rosalía de Castro es brillante, no hace falta decir más.

Lo de los gramos y el papel de plata sin embargo, me ha sonado un poco raro...

Y poco más puedo comentar porque sólo he estado en Extremadura de pasada.

Por cierto, los milagros existen, terminamos la crónica del Summercase.

*Ana* dijo...

Qué post más chulo!De acuerdo en lo de los tópicos que por el sur sabemos muy bien de ellos (y algunos se encargan de alimentarlos).

Lo de Bebe ha sido tronchante.Que bueno!!!!

SNQEV

*Ana* dijo...

Por cierto, ¿y la pregunta final del post? Pensé que ya era una nueva costumbre, futura tradición de estatuas verdes...

SNQEV

Karmen dijo...

Porerror, he encontrado esto; se emite en Canal Extremadura. A lo mejor te gusta. ;-)

Fran G. Matute dijo...

Una vez me dijo un señor portugués que estaba muy contento de que los encantos de Portugal no fueran más populares... que ojalá siguiese siendo su país pobre y falto de atractivo inversor para así poder seguir disfrutando de tanto tesoro paisajístico y culinario como posee con la mayor de las tranquilidades...

Algo parecido diría yo de Extremadura, un paraíso oculto que puede ser degustado y disfrutado como uno de los últimos reductos de pureza ibérica que nos queda...

Porerror dijo...

Karmen: ¿Me creerías si te dijera que no eres la única extremeña que lee este blog? Me alegro de que te haya agradado el post.

Lo ir por ahí cantando el himno de borrachera... me parece una desfachatez! Supongo que te habrás dado cuenta entonces de que el título del post está sacado de la letra del himno.

El perro lunar: Me alegro que te haya molado la cosa, lo de meterme con otras autonomías siempre es desde el buen rollo, tú sabes... ¿o no? Lo del papel de plata y los gramos, je, je, veo que has pillado mis mensajes ocultos: sustituye "cargo de la Junta" por cierto animal de dos jorobas y ya lo tienes todo!

Ya he leído lo del Summercase, genial, luego comentaré.

-Ana: Lo tronchante ha sido que al leer tus dos comentarios me creía que eran de otra Ana, una que es extremeña... no vi lo de SNQEV. Las preguntas retóricas, mmmm, ¿no nos decían los profesores en el cole que ponerlas era pupita? :)

-Os recomiendo a todos el link de Karmen! Como bien dice ella, es como "Al fresco" pero en realista... ¿o en fantasmi? Pero mola.

-Fran G. Matute: Lo que dices no carece de razón, yo de todas maneras creo que no le vendría mal a la cosa una manita de pintura y un poquitín más de empuje -lo justo-. Entre los tesoros ocultos de Extremadura, te recomiendo con efusividad el "Museo del Queso" sito en Casar de Cáceres.

 
click here to download hit counter code
free hit counter