Vivencias polimórficas de un treintañero perplejo.

jueves, 9 de octubre de 2008

Una serie de series


¡Uuuuuuuffff! Amigos, la vida en Cosica es de un ajetreo tal que apenas me da tiempo para hacer mis cosas. A este ritmo me va a entrar jaqueca. Sin embargo, entre reuniones de trabajo, horas de gimnasio y escribir este blog, hay tardes en que puedo permitirme el pequeño lujo de ver algo la tele, y tengo que decir que ando semienganchado a las series de La Sexta. “Semi” porque no estoy enganchado del todo, no las veo a diario ni las puedo seguir a rajatabla. Además, me da a mí que La Sexta sigue una política charcutera con las series: los mismo te planta dos capítulos seguidos, que te los cambia de hora, que uno y uno, o dos –sí- pero de diferentes temporadas.


Las series en cuestión no son de las nuevas, se trata de JAG: Alerta roja (1997-2005) y Caso abierto (2003- ). Ya Karmen y Rukia me recomendaron aquí en su día esta última, con la excusa de que se desarrollaba en Filadelfia (por algún motivo) y que la banda sonora era cojonuda. Ambas cosas he tenido ocasión de comprobarlas. Para los que no sepáis qué series son, os diré que Caso abierto se basa en una unidad de investigación policial especializada en resolver crímenes antiguos que ya se habían dado por imposibles. Reabren casos pasados o “fríos” (de ahí su título original: Cold Case) y siempre los resuelven, leñe. Lo mismo les da un caso del año 1990 que otro de 1939.

Lo que más me fascina de esta serie es que, cuarenta años después, los pavos estos tienen a su disposición pistas frescas y testimonios de testigos o implicados como no los tuvieron los que investigaban en su día. ¿Qué eran los otros polis, tonticos? A mí venid a preguntarme por lo que hice el martes de la semana pasada, que no me acuerdo ni de cómo me llamo, pero esta gente te interroga a una señora de 85 años, le enseñan una fotico en blanco y negro y ya tenemos carrete para recordar lo que pasó, quién, cómo, cuándo, dónde, etc. Y atended, siempre se sacan de la manga algún detalle clave que supone la pista definitiva: ¿pero por qué no lo contó usted eso en 1956, señora?


Esta serie es lo más inverosímil desde Cuéntame, pero me encanta. Tiene algo… en efecto la banda sonora es impresionante. Si tienes la suerte de pillar un crimen que ocurrió en los 60 o 70 prepárate a disfrutar un maratón de temas famosos de aquella época, porque siempre tratan de ser consistentes. Como el crimen sea de los años 50, agárrate los machos que te van a colar una turra country como no oyeras otra igual. Hoy el crimen era de 1990, y ha sonado “Stand” de REM, for example.

La otra serie es aún más naif y formulaica, pero ¡cómo me mola! JAG (Judge Advocate General) es el nombre de una especie de división de la Marina yanqui encargada de investigar y juzgar crímenes por la vía militar. Sus miembros lo mismo hacen de policías sabuesos, que de administrativos, que de detectives, que de abogados, jueces, fiscales o lo que se tercie. Lo importante es que todos pertenecen a la Marina, chico. Hay un comandante piloto/marino que hace de abogado-figurín, traumado por unas movidas de que su padre fue piloto y prisionero de guerra en Vietnam. También hay una pareja de “graciosos” en plan teatro barroco, el teniente y la alférez gordicos y patosones pero que en el fondo son buena gente. Al ser material genético de segunda, estos dos graciosos están condenados a emparejarse y de hecho terminan casándose.


Luego está por ahí la Mayor “Mac”, miembra aventajada del cuerpazo de Marines y aguerrida abogada ex-borrachuza. Lo bueno es que entre la maciza y el macizo no hay tensión sexual (cada uno tiene sus historias aparte), con lo que gran parte del tiempo de cada episodio de la serie puede dedicarse a la investigación y juicio de los rocambolescos casos: un comando anticastrista secuestra una fragata yanqui cargada de niños y de misiles Harpoon, un soldado cabreado porque le niegan la custodia de su bebé se dedica a atropellar peña con un carro de combate, una pava en albornoz asesina a un diplomático turco que se había colado en su piso con una botella de vino… como veis, todo material dramático de primera.

Y con un poco de suerte siempre te sacan imágenes de los F-14 “Tomcat”, los portaaviones o las bases de marines. La ética que prevalece en esta serie es la del patrioterismo, y una especie de corporativismo militar en plan “Todos formamos parte de la Marina norteamericana, chico”. Con esa frase mágica se solucionan el 89% de los casos. En el otro 11% tiene que aparecer un estricto almirante calvorota que es la figura paterna de los mencionados abogados y reblandecerlos a todos con una sensiblera anécdota personal en plan “tengo una hija en Nápoles” o “me gusta la pasta fresca”.

Con estas seriazas, cualquiera se aparta del televisor, ¿eh?

11 comentarios:

Karmen dijo...

¡Con este post te coronoas, Porerror!

Cold Case y JAG fueron grandes series en mi casa cuando mi padre vivía (le encantaban la dos). Le tengo un cariño muy especial a ambas. Gracias por hacerme recordar esos momentos tan buenos. Gracias...

Kike dijo...

Illo, estas dos no las he visto, pero... vivan las series estadounidenses!! Me acaban de pasar la cuarta temporada de prisonbreak (vamos, los 6 primeros capitulos) y ya estoy nerviosito.

Anónimo dijo...

Yo aquí en Gullate voy por la 4ª de Perdidos y ya he visto la 2ª de Dexter. Ayer, Porerror, vi una "comediota" de los Farrelly: Matrimonio Compulsivo (The heartbreaker kid). Me partí el culo. Migue.

Rocío dijo...

Mira, me parece fatal todo. La mayor virtud de estas series es que te dan la posibilidad de pasar la tarde sin tener que ver cotilleo y solo por eso deben ir al olimpo de las series.

Con respecto a Cold Case a mi me mola especialmente cuando hacen esos cambios de personajes de los actores actuales a los jovenzuelos que cometieron las tropelias. Además, cómo mola que cuando el caso se desarrolla de los 50 p'atrás se haga en blanco y negro y cuando no en colores pastel de los 60-70. Es una serie currada! Aunque sí que no entiendo porq alguien va a confesar un crimen 30 años después.
Este dato no se puede aplicar a JAG. En el episodio de los castristas los actores mudan el acento a mejicano de una forma sospechosa. Dejando aparte la propagandaza que nos meten. TODOS los irakies son malos, TODOS los cubanos son malos y so on. Por cierto, ¿alguien vió el episodio de esta semana cuando van a Rusia? ¿Visteis a esos gitanos sacados de primeros del siglo 20? ¿Esos rusos con maletas de cartón, sombrero y bigote? Alguien les debería contar que ahora los rusos se dedican a comprar equipos de fútbol ingleses para pasar el rato.

Anónimo dijo...

SERIES ESO SI QUE ES UN TEMAZO.
SE PUEDE PUEDE SABER LA EDAD DE ALGUIEN SEGÚN SUS SERIES...QUE VEIAS ANILLOS ROTOS TU ERES DE LOS 70
QUE TE IBA EL ROLLO EQUIPO A Y V LO TUYO SON LOS 80.
SI VAS EN PLAN SUPERAGENTE 86 VETE A LOS 70...

GRILLO SOLITARIO dijo...

TOTALMENTE DE ACUERDO CON ROCÍO. YO ME HE TRAGADO JAG UN MONTÓN DE DÍAS. ÉSA Y "NAVY, INVESTIGACIÓN CRIMINAL", IGUAL DE BUENA. LO MEJOR DE ESAS SERIES ES QUE DE NINGUNA MANERA TE ENGANCHAN, ASÍ QUE SI TE TIENES QUE QUEDAR EN CASA, PASAS BIEN EL RATO, Y SI NO, PUES NO TE PONES A LLORAR POR NO PODER VERLAS.

DE JAG EL MEJOR EPISODIO ES EL DEL PERIODISTA CON LA NOVIA EGIPCIA QUE DICES DESDE EL PRINCIPIO "SERÍA DEMASIADO DESCARADO QUE FUERA ELLA LA MALA". Y ES QUE LA SERIE EN SÍ ES DEMASIADO.

Anónimo dijo...

Como estoy muy desconectada de lo que pasa en España, no puedo opinar sobre esas series. En Irlanda están poniendo ahora "Se ha escrito un crimen". Así de triste es la historia aquí. Por ello, tengo que echar mano de colegas que me dejen series para pasar el rato mientras la señora Fletcher está metiendo el hocico en asuntos que no le incumben. Ayer mismo cayó en mis manos "Band of Brothers". Al parecer es la historia de un escuadrón americano en la Segunda Guerra Mundial con testimonios reales de los protagonistas,y ha ganado todos los premios posibles. Ya te contaré. Por cierto, ¿qué te parecieron las otras dos temporadas de Black Books?

*Ana* dijo...

¡¡¡¡¡DIOS, COMO ME GUSTAN LAS SERIES!!!!!!!!!

Ynttizepha sabes que me gustan casi todas, y las que no es porque no me he puesto a verlas...

Las dos que citas me encantan, ya las veía en AXN (JAG)y La 2 (Cold case). Por cierto lo de que no hay tensión sexual entre Harm y Mac... deberías ver más capítulos.

Lo que dices de La sexta es totalmente cierto, como te enganches a una serie, estás perdido, ya que la cambian de día, de hora, mezclan temporadas. En resumen te vuelves loco para seguir el hilo. Por cierto hoy echan dos capítulos de NAVY de la nueva temporada:).

Solo me queda añadir que espero que vuelva algún día "Como conocí a vuestra madre" (ese Barney) y que ¡¡¡¡DIOS COMO ME GUSTAN LAS SERIES!!!! (no sé si ya lo había dicho, jejeje)

Anónimo dijo...

La serie de Ana Diosdado era "Anillos de oro".

*Ana* dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJA!!!!!!!

Se me ha colao en mi comentario anterior la verificación de la palabra esa rara que hay que escribir antes de publicar ("nttizeph") entre el "ya" que daba comienzo al segundo párrafo. Me ha quedado una frase de lo más surrealista.

JAJAJAJAJAJAJAJAJA!!!!!!!

SNQEV (esto no es una errata, ya sabes ;P)

Rukia dijo...

Uff...perdón otra vez por lo que he tardado en ver el post, pero he estado un poco bastante desconectada de este blog (no tengo perdón, lo se...T_T)

Como he dicho en incontables ocasiones, Caso Abierto mi serie favorita, seguida de cerca por Bones (también la echan en la Sexta, porerror, te la recomiendo). Y como también dije antes, lo que hace que Caso Abierto gane es su banda sonora. Personalmente me encantan los episodios antiguos antiguos cuando ponen Blues...*__*

Y mención especial a un episodio en el que la victima es fan de Kurt Cobain y el episodio acaba con "Come as you are", que encima es la canción con la que estoy aprendiendo a tocar la guitarra (bueno, con esa y con The Sound of Silence xD).

Esto...que nada, que Cold Case Forever!!

Y Estatuas Verdes también, of course!

 
click here to download hit counter code
free hit counter