Vivencias polimórficas de un treintañero perplejo.

viernes, 26 de noviembre de 2010

Leer un viernes por la tarde-noche


Dice así…


vez de ir a comprarme un disco porque, claro, la tarde está de perros y además habíamos quedado en que me había propuesto ahorrar, y lo estoy consiguiendo. Tampoco es la tarde más apropiada para salir a hacer footing, ya se ha dicho que está de perros y yo con faringitis, resfriado, no sé bien qué es esto pero me da igual, porque me he quedado solo en casa y voy a permitirme el lujo de desarrollar una de mis actividades favoritas.

No será ver la tele (que también) o dormir la siesta (que también) o trastear con el
blog (que también: a la vista está), sino que será zambullirme en uno de los mayores placeres de la vida, leer un viernes por la tarde-noche. Leer, leer un rato sin que nadie te interrumpa, dejando fuera todas las preocupaciones, como en un paréntesis no de chocolate sino de papel y tinta y bueno, al fin y al cabo, diréis, eso lo puede hacer uno cualquier otro día pero no, es mentira, dejadme que os diga que no va así la cosa, que leer un viernes por la tarde-noche puntúa doble. Me tumbo en un sofá (si no es como si no leyera, quién quiere leer en una silla- un monje?) y en la cama no porque me quedo dormido, y me entran tentaciones de escuchar una vez más esa canción de Oasis que habla sobre champán.

Me vienen a la mente gloriosas tardes-noche de viernes, qué digo, un mirlo blanco, no haber nadie en casa y ya que no se sale, que no hay plan, ponerse al día con las lecturas. Entendedme, cada ratito tiene su mística, otro día si queréis debatimos sobre la conveniencia o no de los martes a las nueve de la noche pero hoy es viernes, por fin es viernes, como cantaban Hombres G… lamentables mis referentes culturales, pero qué queréis, que cite a
Neruda todos los días?

Thank God It’s Friday, como reza la conocida frase, y entonces se solidifica esa magia especial, sí, también hay hoy espacio para la cursilería, esa magia, digo, y a lo mejor un té con miel (por el dolor de garganta, si no solo) o a lo mejor no bebo nada y me tumbo, y cojo el libro, el libro, el libro, el libro, ese objeto, el libro en peligro de extinción, será posible? Hoy me ha contado Harvest que se rumorea que para el año que viene van a desaparecer los libros de texto físicos de los institutos, se lo ha contado la representante de una editorial, y qué nos queda? la misma pregunta le he hecho yo, y dice que le han dicho que la pantallita, el cuadradito ese brillante, y otro cuadradito brillante: el de las pizarras digitales.

Me vienen a la mente gloriosas tardes-noche de viernes, leerme casi de una sentada
El barón rampante de Calvino, o darle un tajo bueno a El pisito y acto seguido escribir el post. O desternillarme con yet another libro de P.G. Wodehouse, o aquel viernes de este verano en que me terminé Introitus Lapidus de Jim Dodge, que no os recomiendo porque es malo, malo, malo… (desde el respeto). Ahora cojo el libro, lo empecé ayer, os lo confieso, no pude esperarme, me hacía tanta ilusión. No le quité el plastiquito porque no trae, es un libro, no un disco, ya no se compran discos, pero este libro lo compré en verano, estaba destinado al verano y sin querer se me ha colado en otoño.

Tendrá suerte, su título no importa, que luego me acusáis de cultureta, tendrá suerte porque este será de los que me terminaré, vosotros sois testigos, no será como aquellos que abandono y a los que nunca pienso dedicar un
post. Tendrá suerte de haber gozado de un raro privilegio: lo especial de la ocasión amplifica el goce, es viernes y yo voy a leerlo. Es viernes, amigos, dejad de trabajar, copón! yo llevo un rato ya en el sofá leyendo, en

9 comentarios:

Rukia dijo...

Que envidia me das porerror, a mi tambien me apetece leer tranquilamente ahora, sentadita en el sillón y con mi mesa de camilla...

sí, lo se, parezco una vieja, pero te juro que se me antoja muchisimo!

Karmen dijo...

¡Hola, Porerror! Qué puedo decirte... He leído tu post y... como tampoco tengo plan, hace frío, medio llueve y llevo un ratito sin hacer nada (esperando una llamada de tu amigo Joe), pues eso... que me voy a poner a leer también. Take care!

DarkLady dijo...

mmm... tienes razón porerror, yo también voy a leer algo :)

Anónimo dijo...

Ahora resulta que todo el mundo quería leer este viernes. Como sabes, si no tengo amigdalitis o un amigo soltero que no me saque, no me quedo en casa, pues sigue un instinto animal que no se viene abajo los fines de semana. Pero en vez de meterme contigo te comprendo, pues soy también yo víctima de esa ingeniería del tiempo del que disponemos, un mijita. Dispongo este trimestre de mi tiempo como un gran tesoro. Este post es muy bonito, y quedaría fino si se leyera en voz alta, si lo leyera, por ejemplo, en youtube, el argentino con la r francesa. Migue.

Riggy dijo...

Bienvenida sea la innovación formal en el blog!

Yo esos viernes de no salir los dedico más a ver una peli, porque para leer siempre saca uno ratos, pero anticipar dos horas de no hacer nada más que ver una película es complicado en la vida diaria.

Aún así, creo que la cosa es parecida Ese tumbarse en el sofá con la manta, luz baja, abstraído del mundo...

Ronnie Wood dijo...

De innovación formal nada, menos mal que Migue ha dicho lo que era un clamor. Esto imita un poco a Julio Cortázar, ¿no?

¿No te habrás empezado Rayuela?

natalia dijo...

Rayuela? Yo le llamo Royuelo. Vaya libro. He podido con casi todo, hasta con el Ulises. Pero Rayuela....no hubo forma. Sólo he dejado dos libros en mi vida: Rayuela y Los pilares de la tierra. Leer. No sé cuándo lo hago, casi nunca me echo dos horas seguidas en el sofá a leer, y sin embargo, leo. Devoro.

cris dijo...

Yo quiero saber el título y que cites a Neruda todos los dias
"ya no la quiero pero tal vez la quiero"
Friday you're in love
(pobres, también, mis referencias culturales)


Saludos, estatua!
Cris

Riggy dijo...

Hombre, yo hablo de innovaciones sobre el estilo habitual del blog.

Puestos a innovar, el próximo post tendría que ser escrito con el estilo de Tote King.

 
click here to download hit counter code
free hit counter