Vivencias polimórficas de un treintañero perplejo.

martes, 26 de mayo de 2009

"Estás más gordo"


Hoy me estaba partiendo el ojete mientras levantaba hierro en el gimnasio. Amiga burra que ahora rebuznas con desafuero al filo de la medianoche cosiquesa, ¿a que tú también te ríes? (Solo te pido que, en la medida de lo posible, te prives de dar rebuznos a partir de la una, más que nada por dormir y esas cosas… una mala costumbre que arrastro de mis años de vida urbana). Hoy me estaba riendo, con cada dolor que sentía en cada músculo que estaba trabajando. Hace meses que no me peso, y francamente, no me voy a pesar, pero los agujeritos del cinturón no mienten, y ayer gané otro…

Hay frases, amigos, que nunca en la historia de la Humanidad pueden quedar bien. Una de ellas es “Te estás quedando calvo”. ¿Cuándo convendrá esa frase? Decídmelo vosaltres si podéis. Otra, mi favorita, es “Estás más gordo”. Analicemos. Si un interlocutor te dice que estás más gordo solo caben dos posibilidades: A) que sea verdad, en cuyo caso, caben dos posibilidades: A1) que tú ya te hayas dado cuenta o A2) que tú no hayas reparado. Si A1), ¿qué beneficio se saca en refregártelo por la cara? El placer de ser un gran fisonomista, o una de esas personas que ganan premios en la barracas de feria acertando el peso exacto de un jamón. Si A2), a la persona que se lo haces ver te aseguro que no le vas a alegrar el día.



Vamos a ver, si tú no eres endocrino ni dietista, ni nutricionista, ni nutrólogo, ¿a qué viene hacer ese comentario? Máxime cuando tu opinión al respecto no ha sido requerida (“Oye, ¿cómo me ves, estoy más gordo?”), ¿no será que no tienes otra cosa de la que hablar y/o eres un tocahuevos fenomenal? Ya lo estoy viendo: “¡Guau! Amigo, gracias mil por hacerme ver que he engordado, ahora me siento mejor gracias a tus francas y acertadas palabras, que sin duda me han de servir de acicate para ponerme a perder inmediatamente estos kilillos de más que tú –oh, ser perspicaz- te has dado cuenta que he cogido”. I don’t think so!

Posibilidad B), que no sea verdad que la persona interpelada esté más gorda, que pese exactamente igual o incluso menos. Pero a ti te han visto raro, y en vez de decirte “¿Te has hecho algo en el pelo?”, “Te veo cambiado” o “¿Por qué ahora eres del Barça y bebes cerveza?”, te sueltan directamente lo de “Estás más gordo”, que es una pésima manera de afectar interés por la salud de la persona y el hecho de que se está pendiente de ella. Sobre todo si hace tiempo que no te veían. Pero tú, qué, ¿que llevabas una tabla con mi peso, cabrón?


Si me estrujo mucho el magín (¿y qué no haré por mis lectores?), puedo llegar con esfuerzo a conceptualizar dos situaciones hipotéticas en las cuales la aseveración “Estás más gordo” sería bien recibida. Caso 1) El sujeto es un superviviente de Auschwitz. Caso 2) El sujeto viene padeciendo de anorexia nerviosa. Como gracias a Dios ninguno de los dos es mi caso, figuraos mi estupor (realmente, no me sirve otro sustantivo) cuando el viernes pasado acudo con toda mi buena fe a una comida con antiguos compañeros de trabajo y uno de ellos me espeta a bocajarro: “Tú estás más gordo”. Y me deshago en explicaciones de todo tipo, da la puta casualidad de que no solo no estoy más gordo (¿más que cuando?) sino que peso menos y estoy más fuerte.

Y le cuento que sin ir más a lejos la tarde antes le di la vuelta a Cosica corriendo, a la hora de más sol, sorteando perros, cabras, ovejas, caballos, todoterrenos de la Guardia Civil y autocares de línea. Y que luego me inflé de hacer abdominales, y que llevo tiempo haciendo bla bla y bla bla…. todo para nada. Porque como a mí me encanta jalar, sabido es, ya ha quedado dictaminado por mi ex colega que lo que estoy es más gordo. Sin duda debido a que, claro, vivo en la sierra y allí me harto de comer todos los días buenas chacinas ibéricas. Claro que sí, amigo! ¿No es precioso cómo la gente se monta ella sola en su cabeza sus películas?


Visto lo visto, abandono cualquier tentativa de racionalidad o de explicarle, por ejemplo, que Cosica no está en ninguna sierra y que yo aquí como pollo a la plancha. Pero, ¿quién soy yo para robarle las ilusiones a este hombre, con lo que está disfrutando? De manera que lo tengo decidido: sí a todo, y al próximo que me encuentre y me vuelva a decir que estoy más gordo, sea o no verdad, le espetaré sin dudarlo: “Como una auténtica foca, oiga”.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Pobrecito Porerror! si te consuela, a mí me preguntó una compañera de trabajo que si estaba embarazada!! (la pochita que se me vería, no?) Claro, que yo sí estoy engordando jeje...

CLP

Fran G. Matute dijo...

Tú lo has dicho, Porerror, no estás más gordo sino más fuerte...

El otro día pude observar, mientras levantabas una jarra de sanísimo y nutritivo gazpacho, cómo se te asomaba un bíceps descomunal por la manga... ¿acaso era un efecto óptico?

AZAHARSALUD STAFF dijo...

CUENTAME MÁS...

Taxista De Vespinos dijo...

Ni lo he leído enteo, porque estas cosas me ponen malo. Menudo tema has ido a tocar, Porerror. Resulta que a mí me pasa algo parecido pero al revés: estoy muy delgado. No es que esté hecho un palito, pero cinco o seis kilos me vendrían pero que muy bien.

Y me encantaría cogerlos. Pero para mí no es fácil, ya que, sin ser grave, tengo una enfermedad (física, no psicológica) que me obliga a llevar una dieta, y que hace que no coja peso. Por lo demás llevo una vida totalmente normal. En definitiva, estoy demasiado delgado gracias a esta enfermedad, y si bien no es algo que lleve mal, tampoco es algo que me guste. Bueno, pues ya me he tenido que poner serio con algún que otro amigo mío porque cada vez que me veían me decían: "Tío, estás más delgao" "Tío, estás más delgao" 1) Me estás recordando que estoy delgado, y que estoy enfermo, y ni me gustan ni puedo evitar ninguna de las dos cosas. 2) Si fuera verdad que cada vez que me ves estoy más delgado, hace tiempo que ya no existiría.

Lo peor es que se lo dices, y encima te llaman borde. Por lo menos ya se callan la boca.

Luego está la segunda parte: "Oye, se te ve mejor, estás un poco más rellenito". Eso se supone que es bueno... si no fuera porque a la vez que te dicen eso te están recordando que estás delgado y que estás enfermo...

Rocío dijo...

Creo que hay una opción que no se ha nombrado aquí y que casualmente es MI CASO.
Todo los que me conocéis sabéis que en los últimos 2 años la vida me ha tratado muy bien y se ha quedado en forma de lorzas abdominales. Pues bien, llegan las fiestas de laciudad de porerror y una se encuentra con gente a la que hace aaaaaaños que no ve y que le espetan: Por dios! Estás más delgada. A lo que una responde: Pues no, de hecho jamás en mi vida he pesado tanto. Y cuál es la respuesta????? " De eso nada. Tú dirás lo que quieras pero estás bastante más delgada" Cuando, tímidamente, vuelves a decir que ese no es el caso el tono sube y ya te ponen por tonta y descerebrada.

Este tema siempre me ha hecho pensar en la imagen que la gente guarda de mi y que hace que cuando me ven les parezca la hermana anoréxica de Kate Moss.

Entiendo que en sus cabezas es un piroto, pero a mi me sabe a cuerno quemado porque en realidad consiguen lo contrario de lo que intentan.

INDINNÁ

verefili

Nando dijo...

Kiyo, la respuesta correcta ante la frase "estás más gordo" siempre debe ser:
"sí, sí, como una tapia".

Por cierto, ¿cuando dices autocar te refieres a camioneta?

OBELIX dijo...

ESTÁN LOCOS ESTOS ROMANOS....

Anónimo dijo...

Yo me estoy quedando José Guardiola. Al que me comenta algo, cual John Galiano, tocándome la frente, le digo: "cartón cartón cartón". Migue.

Anónimo dijo...

En mi última visita a España una amiga me hizo otra variante de esa pregunta: "¿Te has comido Irlanda?". Como víctima asidua de la frase "estás más gorda", te entiendo Porerror. A nadie le da por decir "te veo mejor persona".
En fin, para aquellos que tengan pensado visitar Irlanda, tengo que decir que el país todavía existe, aunque quizás haya menos comida en los supermercados ;-)
Te dejo que tengo hambre...
lvtc

Anónimo dijo...

"El pelo crece" después de ir a la pelu a hacerte un cambio de look es otra de las frases demoledoras :-)

Y otra: ir al pueblo de mi padre y que te digan "oye maja, se te ve muy sana"....has engordado 10 kilos.

Silvia

Rocío dijo...

Silvia, es que en los pueblos de verdad y entre la gente mayor un poco de sobrepeso significa lozanía. A que tu abuela nunca te ve gorda e incluso te anima a comer?

Por qué se pierde esa sabiduría popular??? snifff, snifff

ovingiat

*Ana* dijo...

Me puedo imaginar quien fue ese compañero que debió meterse la lengua en el ..., ¡pobre Porerror! Además como te he visto hace poco puedo corroborar lo del biceps.

Como estoy en un momento tan nuevo y diferente en mi vida (vamos embarazada de casi 6 meses) por primera vez en casi 30 años tengo que sonreir cuando me dicen "¡Ay, mi gorditaaaa!" (todavía me repito mentalemnte para no saltar "se refieren a la tripa, a la tripa", no?)

SNQEV

Anónimo dijo...

Es una de las preguntas más desvergonzadas que te pueden hacer. Personalmente, soy desafortunado receptor de la dichosa pregunta "¿estas embarazado?" y mi respuesta favorita (entre otras) es: "Si! de un elefante! lo se porque enseña la trompa por abajo!!!" . Aseguro rubores garantizados xD

 
click here to download hit counter code
free hit counter