Vivencias polimórficas de un treintañero perplejo.

lunes, 10 de diciembre de 2007

Nostalgia de otros formatos (II)


Constato que vuelve el vinilo. De momento, a mi casa ha vuelto. Me refiero a esos discos de plástico, que se rompen más y suenan mejor que los CDs. Vuelven.

Va uno a FNAC o a Mediamarkt y ve a la venta muchos equipos de sonido con giradiscos. Cada vez en más tiendas hay estantes con LPs y discos sencillos. En mi ciudad hay un bar donde, además de salmorejo y tacos mejicanos excelentes, se pueden conseguir disquitos de segunda mano a buen precio. De Madrid o Barcelona, ya ni hablo.

Hace un año, en Londres, fui al Virgin Megastore de Picadilly Circus nº1 y pregunté si no tenían vinilos. “¡No, no!” El dependiente me miró con simpatía, pero como si yo estuviera chiflado. “Es una cosa minoritaria, no cabríamos aquí si tuviéramos que mantenerlos en stock”. Este verano he vuelto a ir a esa tienda y he comprobado cómo han puesto una buena sección de discos de plástico.

Es cierto que hay sitios que nunca han dejado de venderlos, y que el coleccionismo, las ferias especializadas y los DJs han hecho que se conserven durante años en que apenas se veían. En la actualidad, es innegable que el tradicional disco de vinilo experiementa un renacimiento: los discos antiguos conviven con las reediciones, clásicos junto a novedades. Lo mismo se puede comprar un single original de Sam Cooke o Luis Aguilé que el último LP de los Arctic Monkeys o de Björk.

Yo dejé de comprar vinilos aproximadamente hace diez años… tuve un temprano trauma al dejar un single al sol y derretirse el borde del disco. Varios amigos míos (no uno ni dos) nunca los abandonaron, los tienen y los escuchan frecuentemente en su casa, en fiestas o en plan tranquilo. Yo, como digo, había dejado de comprarlos, hasta la primavera pasada.

La historia es que en mi casa el equipo de sonido lleva estropeado desde que tengo uso de razón. Me quiero comprar un equipo nuevo y no me decido, pero ya he empezado a hacer acopio de vinilos. Así, durante este puente he pillado –entre otros- dos de los discos que aparecen en mi lista de favoritos, el Arthur de los Kinks y el Pet Sounds de los Beach Boys. A lo mejor alguno dirá “¿por qué pagar X por un disco en vinilo si lo puedo comprar en CD por la mitad?” Como en el anuncio del Banderas, los que tarden en contestar a esta pregunta ya han contestado.

Y mientras tanto, mi biblioteca de iTunes sigue engordando, ya voy por 46 gigas de música, 12.450 canciones que tardarían en sonar un mes entero si lo hicieran todas una detrás de otra.

7 comentarios:

Fran G. Matute dijo...

Puedo constatar que ahora hay más vinilo que nunca, gracias a las reediciones. Verdaderamente no es un formato nostálgico, sino que es más bonito, suena mejor (si tu equipo es decente) y queda más chulo en tu estantería que cualquier otra cosa... jejeje...

GRILLO SOLITARIO dijo...

ESTÁ CLARO QUE TIENE MUCHO MÁS ENCANTO QUE EL CD. DE HECHO ENTRE COMPRARSE UN CD Y BAJARTE GRATIS SUS CANCIONES NO HAY MUCHA DIFERENCIA. ENTRE ESTO ÚLTIMO Y PONER UN VINILO VAYA QUE SI LA HAY, JEJE. Y CONSTE QUE YO NUNCA HE TENIDO, NI TENGO (NI CREA QUE LLEGUE A TENER) TOCADISCOS.

Karmen dijo...

A mí lo que más me ha gustado es la idea de comprar el vinilo y encontrarte con la sorpresa de que el grupo te regala un cupón para bajarte el mismo álbum en mp3. Como he leído en alguna parte, ¿qué buen indie se priva de escuchar a su grupo favorito en el iPod?

GRILLO SOLITARIO dijo...

O MEJOR QUE EN EL VINILO VENGA UN SOBRE CON UNA MONEDA APLASTADA POR UN TREN (ESO EXISTE) :- >>

Porerror dijo...

O mejor que venga un recortable con un bigote!!!,(lo cual existe también).

Por cierto, el libro "El asesino del Sgt. Pepper's" es obra maestra... si tienes entre 13 y 16 años.

GRILLO SOLITARIO dijo...

... COMO EL JOVEN LENNON, SUPONGO (Y YO TUVE LA DESGRACIA DE LEERLO CON MÁS AÑOS, JEJE)

PD: LOS RECORTABLES TAMBIÉN VIENEN EN EL CD :- >>

Rocío dijo...

Esto me recuerda que yo tengo un plato de mi padre y hace unos días le llegué su equipo nuevo, por lo que podría coger el amplificador también y montarme alg curioso en el cuarto, desempolvar los pocos vinios que tengo, algunos viejos de mi padre - Dylan, Isaak Hayes,etc- que mi hermano se ha apropiado en su mayoría simplemente por haber nacido antes que yo, y algunos míos.
Quien sabe¡ Quizás hasta yo me anime¡

 
click here to download hit counter code
free hit counter