Vivencias polimórficas de un treintañero perplejo.

lunes, 18 de febrero de 2008

El gran fraude de la historia inglesa


Estoy hasta las narices. Veo en el telediario de Antena 3 (¿dónde si no la agenda de espectáculos?) que nos llega la enésima película histórica ambientada en el Renacimiento inglés. En este caso la excusa son las hermanas Bolena (Ana y “la otra”) y su supuesta rivalidad para lograr los favores del joven y apuesto príncipe Enrique, futuro rey Enrique VIII. Esta peli se suma a otras como Elizabeth: La edad de oro (2007), Matar a un rey (2003), Elizabeth (1998), Shakespeare In Love (1998), Restauración (1995) y a las series de TV Enrique VIII (2003), La Reina Virgen (2005) o Elizabeth I (2005).

Estas representaciones culturales de la realeza y la historia inglesas son todas iguales: infernales. Pero hay que reconocer que los británicos (espoleados por el entusiasmo y la ignorancia norteamericanas, lo digo con todas las letras) se las pintan como nadie para sacarle partido a su historia y a su patrimonio. ¡Cómo te lo venden los mamones! Solo hay que realizar un tour guiado por la Torre de Londres, antiguo castillo normando de Guillermo el Conquistador, luego palacio real y prisión de –entre otros- Ana Bolena para ver cómo la visita a un monumento puede convertirse en un divertidísimo paseo repleto de anécdotas atractivas (a base de morbo y topicazos pero, ¡hey! no es un congreso de historiadores). Todo esto teniendo como guía a un sargento de los Beefeaters (los de la ginebra –y no hablo de la esposa del Rey Arturo) ataviado con el típico uniforme de gala.

Imagínense ahora cualquier visita guiada (si es que las ofrecen) a un palacio o monasterio del Patrimonio Nacional español. Sería la funcionaria malencarada de turno, vestida de azul marino y largándote una turra de datos y fechas que el 99% de los visitantes no es capaz de asimilar. O el tipo gris que habla para el cuello de su camisa y se dedica a detallarte una por una las autorías de todos y cada uno de los objetos que hay en todas y cada una de las salas (“aquí, tapiz de la escuela flamenca, de 1568, realizado en el taller de Van der Fulanitje”, “frescos de estilo italiano atribuidos a un discípulo del Maestro de la Virgen del aguamanil, activo en Génova entre 1617 y 78”…). Esto es así váyase a Madrid, Toledo, Sevilla, Córdoba, Cáceres, El Escorial o San Millán de la Cogolla.

El pasado verano tuve la suerte de visitar el palacio de Hampton Court, situado a la orilla del Támesis (por cuya entrada, por cierto, me clavaron 30 euros). La verdad es que el palacio me interesaba muchísimo: primero perteneció al poderoso Cardenal Wolsey, quien luego cayó en desgracia y se lo regalo a Enrique VIII. Allí no había tour guiado como tal: directamente se trataba de un sainete en el que una troupe de actores y actrices (todos vestidos de época) dialogaban entre ellos y con el público, y así te iban entreverando las perlas de información. También había otras visitas temáticas, tomando como excusa la dieta de palacio (y las comilonas de Enriquito Octavo), los supuestos fantasmas que lo habitan o los instrumentos musicales de la época, con demostraciones en vivo incluidas.

Otra cosa que pude ver fue una falaz exposición acerca del joven Enrique VIII (sí, el tipo repulsivo de los cuadros… ¡pues lo casaron seis veces!), donde lo pintaban como el típico caballero del Renacimiento: apuesto, galante, poeta, músico, cazador, consumado guerrero, deportista, que lo mismo era capaz de asediar una plaza en Francia que de componer una delicada pieza musical. Al pobre Enrique lo retrataban como un hombre aquejado de una vitalidad y una pasión extraordinarias, que poco menos que no tuvo más remedio que aceptar los requiebros de Ana Bolena. Traducción: estaba casado con Catalina de Aragón, gracias, y como esta era incapaz de darle un heredero varón pues la tiró como un kleenex y se fue con su amantona. Verdad es que luego se casó con la Bolena, como también es verdad que más luego todavía la mandó matar cuando se hartó de ella.

Pero… ¡cuán atractivo queda todo bien expuesto, con la selección y disposición adecuada de los contenidos! Hablo de paneles informativos, de objetos, documentos y piezas históricas que contribuyen a crear ambiente y a meterte en la época. Hablo de iluminación y de ambientación musical; hablo de cartelitos en las vitrinas lo suficientemente claros e interesantes… No dudo de que la historia inglesa es apasionante, a mí me apasiona desde luego. Pero tanto o más lo hace la española, y aquí no sabemos sacarle partido a nuestra mejor etapa (los Siglos de Oro), ni a nuestros personajes: Cervantes, Carlos V, Santa Teresa… Al final tenemos que aguantar que los extranjeros nos tachen de ignorantes por negar que el primero que dio la vuelta al mundo en barco fue Francis Drake (al que por supuesto ellos consideran un caballero y no un pirata). Ahora que lo pienso, a lo mejor lo que tengo es envidia. Sí, la tengo, pero no de su historia sino de su manera de divulgarla.

13 comentarios:

Radio Alma, 101.9 FM dijo...

Promocion, promocion, promocion, como diria angel martin en su monologo sobre el macho español... Y es que lo que nos falta es eso, promocion. Y saber vendernos. Con lo de los ingleses me da un poco igual y es un caso perdido, porque no se puede competir con una lengua y una cultura (que de rebote, ya que en realidad es la americana) que domina el mundo.

A mi lo que me jode es el tema italiano. España e Italia, siendo dos paises practicamente iguales en todo, gastronomia, cultura, monumentos, moda, forma de vida, etc, se diferencian en una cosa... Promocion.

Italia es la dieta mediterranea, que resulta que es sanisima, y España es olor a fritanga, paella mal hecha y sangria.

Italia es un pequeño pueblo en la Toscana, con sabor autentico, donde la gente todavia sabe vivir tranquila y disfrutar de los placeres de la vida, del vino, de una reunion entre amigos, de una sobremesa... España es pequeño pueblo de catetos perdido en alguna sierra, donde la gente va en burro, no es que sepan disfrutar de la vida, sino que son flojos, y todo tiene un tufillo cutre.

Italia es la moda personificada, el estilismo puro. España el pais donde el pelo largo en los tios no es una cosa solo de los 80...

Italia es el pais de la cultura, que si su museo vaticano, que si su roma eterna, que si su Scala de milan. España, el pais de la botellona, donde uno se puede ir a emborrachar con impunidad (y barato)

Ejemplos como esos, los que se quieran...

En fin, que me da penita, porque con un poco de promocion y de creernos las cosas, podriamos proyectar una imagen en el extranjero mucho mejor de lo que la damos...

un saludo,
kike

Fran G. Matute dijo...

Se te olvida hablar de esos grandes promocioneros que fueron los Herman's Hermits y su celebérrimo "I'm Henery the VIIIth, I Am..."... Que por cierto, ¿no eran más famosos en USA que en UK?...

Otro claro ejemplo de "vendida de moto" a la inglesa...

Respecto a los apenados comentarios de Radio Alma, 101.9 fm, como dije cuando ganó ZP las elecciones: "tenemos lo que nos merecemos"...

GRILLO SOLITARIO dijo...

LO PEOR ES QUE AQUÍ UNA PELÍCULA MONÁRQUICA LA HACEMOS CON PILAR LÓPEZ DE AYALA, Y ALLÍ TIENEN A NATALIE PORTMAN Y A SCARLETT JOHANSSON...

Rocío dijo...

Fran, no sólo cuando ZP ganó las elecciones...

Irene la de Filosofía dijo...

Pues yo vi Shakspeare in Love y a mí me encantó esa película. También me gustó mucho la que dice Grillo Solitario de Juana la loca, y ¿visteis Los Borgia? La echaron en antena 3, qué gran cadena!

Anónimo dijo...

Estimado "porerror" suscribo 100% tus palabras. He tenido la oportunidad de viajar por algunos paises de Europa: INglaterra,Francia, Alemania, Holanda,Belgina, etc y saqué las mismas conclusiones que tú (entre otras muchas, claro) El cuido y el trato que se le dan a sus cosas dista mucho de nuestro narcisismo cutre, de nuestra cultura embarrada entre las diferentes administraciones y sujeta asubvenciones políticas, perdiendo de vista lo importante.
...y es que nos queda mucho todavía que aprender.
Si no tenemos güevos de hacer un mísero metro!!

El Nota.

Fran G. Matute dijo...

Cuando ganó Aznar no dije nada. Simplemente me limité a tararear el himno del PP... Algunos de por aquí fueron testigos...

Karmen dijo...

Coincido con Porerror y Radio Alma: somos unos dejados de la mano de Dios. Cierto es que en Hampton Court te saben vender muy bien la vida de Enrique VIII, pero... también es verdad que se lo tienen muy currado (ya pueden, con los 30€ de la entrada...): espectáculos musicales, exposiciones, representaciones, etc. ¡Qué rollazo de funcionarias españolas con traje azul! ;-)

Porerror dijo...

Ay, Grillo! Qué sería de Estatuas Verdes sin comentarios como los tuyos: superficiales, mal informados y machistas (puro españoles)...
Y veo que eres incapaz de debatir sobre cualquier tema (matemáticas, filosofía, historia) sin sacar a relucir a una actriz jamona... qué te gusta!
Por cierto, qué tal Pilar López de Ayala, un poco flaca, no?

Rocío dijo...

Fran me refería a que tenemos lo que nos merecemos en muchas otras ocasiones. No me refería sólo a la política, aunque ya puestos también. Tenemos los políticos que nos merecemos: Políticos que debaten por la radio como si fuera salsa rosa y sólo chillan y chillan hasta que cambias a los 40 principales y te parece que las peleas de parejas en antena con insultos incluidos es el colmo del buen gusto (obvio decir que en esos momentos no me planteo pasarme a JLo)

Pyro dijo...

Desde luego que Kike tiene toda la razón en lo del tema italiano. No hago más que verlo diariamente en Austria, de cómo venden sus "mierdas baratas" como si fuesen exquisiteces, y de verdad que triunfan. Los mismísimos productos, en algunos de los cuales incluso España le da mil vueltas -dícese: jamón serrano, queso de oveja...- se venden aquí como manjar de dioses. Y es que claro, ellos desde siglos son un país que han sabido venderse como "i migliori in tutto nel mondo": en la tele italiana bombardean diariamente con spots en plan "naturalmente fatto in Italia" y en los programas de cocina su arrogancia es ya legendaria (a pesar de que el 95% de los platos se trate de pasta). Pues eso, que teniendo los mismos productos, no le llegamos por desgracia ni a la suela del zapato a este gran competidor en cuanto a ventas, el cual ha conseguido vender incluso nuestro aceite como italiano. Y lo mismo decir de insulsos postres y platos suyos como el panettone o la polenta, enormemente admirados aquí en Centroeuropa como "delikatessen", cuando nuestro turrón o gazpacho les da mil vueltas en mi opinión. Que es eso, no tenemos ni puta idea de marketing, y si no, retomando lo expuesto por Porerror, echad una ojeada por las cutrepáginas completamente inactualizadas del Patrimonio Nacional o de cualquier palacio español y comparadlas con cualquier página de castillos o palacios austriaca o inglesa, campeonas en diseño artístico y actualizadas en cuanto a oferta de pogramación (concurosos culinarios, visitas especiales, recitales musicales y teatrales...etc.) se refiere. Y finalizo asintiendo completamente sobre el tema del cine. Qué grandes vendedores de su cine histórico son los ingleses! y hasta los franceses! De verdad que les admiro sinceramente por ello. Aquí, exceptuando "Alatriste" (película, por cierto que flaqueó por culpa de su guión desastrosamente mal hilvanado) si sale una peli sore nuestro pasado, es o sobre la Guerra Civil (qué coñazo! parece que nuestro pasado comenzáse al igual que en EEUU con la conflagración fratricida) o tetas y culos a mansalva + pésimos actores (Tirant Le Blanc, "Los bOrgía", etc etc etc) con la consecuencia de que nadie toma en serio ni con respetusoso interés nuestro pasado. En fín, esperemos que con "Alatriste" se animen los directores y la cosa vaya para adelante. Veremos a ver qué tal sale "La Conjura de el Escorial", producto de un director de comedias malas y la ayuda de dos actores británicos medio conocidos. Démosle un voto de fé, por si las moscas...(más info en: http://www.nachoares.com/princesa/noteboli.htm)

Porerror dijo...

Pyro, muchas gracias por tus sabias y esclarecedoras palabras. Lo que dices sobre el cine "histórico" español es el Evangelio, yo no quise extenderme sobre el tema para no alargar el post pero estoy de acuerdo 100% contigo. ¡Si hasta las producciones cinematográficas de nuestras obras clásicas (La Celestina, El perro del hortelano, La dama boba...) son una cutrada imposible de exportar.
En cuanto a lo que decís Kike/Radio Alma y tú respecto a Spain vs. Italy, no podría estar más de acuerdo.

GRILLO SOLITARIO dijo...

EH, AH, ¿ES A MÍ? ES QUE ESTABA AÚN ECHÁNDOLE EL OJO A LA JOHANSSON. SÍQ UE ESTÁ FLACUCHA DOÑA LÓPEZ DE AYALA. POR ESO DIGO QUE LA MONARQUÍA BRITÁNICA NOS VAPULEA EN EL CINE (QUE NO EN LA REALIDAD, QUE NO SE PUEDE COMPARAR A NUESTRA LETI CON LA CAMILLA)

 
click here to download hit counter code
free hit counter