Vivencias polimórficas de un treintañero perplejo.

lunes, 11 de febrero de 2008

Nuevo fin de semana poético

Vuelvo a las andadas con la poesía este fin de semana. En este caso, los autores que he leído son lo bastante conocidos como para que no tenga que ponerme a contaros quiénes son. Tal vez los libros que he leído sí que no estén entre los suyos más populares, de ahí que también me haya apetecido sacarlos en Estatuas Verdes.


ESTROFA 1: Neruda. Subyugado por la reciente escucha del poema “Oda a la crítica” recitado por el Sabina (he tenido que amenazar a un compañero de trabajo que me lo ponía cada vez que me montaba en su coche pero nunca me lo grababa), me decido a pillarme las Odas elementales (1954). Este libro no está entre los más comprometidos de Pablo Neruda, y sin embargo se abre con un poema (“El hombre invisible”) en el que el poeta chileno pretende ser la voz universal que canta la vida de las personas corrientes, los trabajadores, etc, frente a esos poetas antiguos que caían en el solipsismo y de los que él se ríe.

En Odas elementales, el comunismo campa por doquier, ¿eh? No vayamos a creernos otra cosa. Me encanta la “Oda a Leningrado”, con referencias a su empaque literario de Pushkin y Dostoievski (“los estudiantes locos/ que esperaban/ con un hacha en la mano/ a la puerta/ de una anciana”), a la Revolución de Octubre (“cuando en la escalinata/ del Palacio de Invierno,/ subió la Historia/ con los pies del pueblo”) y más tarde el asedio a manos de los nazis (casi tres años duró), en que la ciudad fue “torre invencible” o “flor inquebrantable”. Qué duda cabe que Neruda se deleita con estas cosas del socialismo, como cuando habla en su “Oda al cobre” de la principal riqueza de Chile, en términos tan elogiosos para los mineros.

Hay en estas odas también algunos poemas simpatiquísmos (no es un término muy científico para hablar de literatura pero me da igual), como esa “Oda a una castaña en el suelo” o la “Oda a la alcachofa”. También le dedica odas al pan, al tomate, al verano, al aire, a los poetas populares…. la verdad es que se agradece que no todo en Neruda sean grandilocuentes versos sobre el mar y los Andes, la crítica a Estados Unidos y las alturas de Macchu-Picchu. Siempre os cuento que no me gusta la literatura comprometida y al final resulta que leo mucha. Bueno, para criticar algo hay que conocerlo antes, ¿no? Pero lejos de mí criticar a don Pablo, un poco el patrón de este blog.


ESTROFA 2: Lorca. Cuidadín: hablar de Federico (por antonomasia) me da mucha pereza por el enorme mito folclórico que envuelve su figura. No aguanto al personaje, con su pianito y sus moñadas, su peinado relamido, ¡no puedo! (lo digo públicamente), pero su obra literaria… lo mejor que he leído en español (también lo digo, y al mismo volumen). En esta ocasión, me da por buscar su libro Canciones (1921-1924), publicado en 1927 (año en que también vieron la luz el Romancero gitano y el Poema del cante jondo –libritos de nada, ¿sabéis?). Oí hablar de este libro a Rafael Alberti en una conferencia que tengo suya en CD, y me impresionó que dijera que era un libro “de madurez”, sin ser de los más conocidos.

A lo mejor el que no lo conocía era yo, porque me encuentro entre sus páginas con algunos de los poemas más recordados, como ese sin título de “El lagarto está llorando./ La lagarta está llorando.”, o la “Canción tonta” (“Mamá./ Yo quiero ser de plata./Hijo,/tendrás mucho frío.”). Me siguen fascinando las poderosas imágenes de Lorca, en mi humilde opinión nunca igualadas en lengua española. Ahí queda esta de “Canción de jinete”: “Caballito frío./¡Qué perfume de flor de cuchillo!”, que está a la altura de aquel “río de leones” del Llanto por la muerte de Ignacio Sánchez-Mejías o de la “vaga anatomía/ de pistolas inconcretas” del “Romance de la Guardia Civil española”.

Pues como esas, montones. ¡Ay, Lorquita! El tipo se las pinta solo en ese registro costumbrista o pseudo popularista que también encontramos en el Marinero en tierra (1924) de Alberti. Pienso que aquí radica gran parte del encanto de este libro: es falsamente naïf, cuando en realidad se trata de una lírica muy trabajada y con resultados profundos. Me apetece terminar esta entrada citando unos versos que yo sé que son muy del agrado de mi amigo Kike (el de Radio Alma, 101.9 FM). Pertenecen a la “Cancioncilla del primer deseo”, que dice así:

En la mañana verde,
quería ser corazón.
Corazón.

Y en la tarde madura
quería ser ruiseñor.
Ruiseñor.

(Alma,
ponte color naranja.
Alma,
ponte color de amor.)

13 comentarios:

Radio Alma, 101.9 FM dijo...

Hola!
Me alegra mucho que hayas puesto esta parte de una de mis poesias preferidas! Voy a ponerla entera para que tenga sentido completo:

En la mañana verde,
quería ser corazón.
Corazón.

Y en la tarde madura
quería ser ruiseñor.
Ruiseñor.

(Alma,
ponte color de naranja.
Alma,
ponte color de amor)

En la mañana viva,
yo quería ser yo.
Corazón.

Y en la tarde caída
quería ser mi voz.
Ruiseñor.

¡Alma,
ponte color naranja!
¡Alma,
ponte color de amor!

Vaya por delante que no se mucho de literatura en general, y menos de poesia en particular y de analisis literario menos todavia, pero lo que mas me fascina de Lorca (aparte de los chalecos que se agenciaba) era su facilidad para mezclar colores con sentimientos, objetos o personas.

Con respecto a Neruda, y enlazando con la saga de entradas de Arrabal, os dejo un enlace donde Arrabal da su opinion de Neruda mientras conversa con el Loco sobre la copula del rinocerante...

Enlace:
http://www.youtube.com/watch?v=Qvbj1VJjiz4


Por que pensais que dijo eso? No conozco bien la obra completa ni la trayectoria de Neruda... Se le fue la cabeza en su etapa tardia?

Un saludo
Kike

Radio Alma, 101.9 FM dijo...

Perdon... El minuto exacto donde habla de lo indicado en el comentario anterior es el 03:50

GRILLO SOLITARIO dijo...

YO SÓLO DIGO QUE SOY MÁS GUAY QUE PABLO NERUDA. SI NO MIREN:

COCO Y GRILLO SOLITARIO

PD: LA COTORRA SE LLAMA COCO

Muñeca dijo...

Esto es maravilloso. Sigue así.

Karmen dijo...

¡Qué preciosidad de referencias (claro que no podía ser de otra forma, tratándose de Neruda y Lorca)! Me avergüenza un poco decirlo, pero... Has despertado mi fascinación de Colegio y Universidad por el Señor Lorca. Lo tengo muy olvidado y no puede ser... :-( ¡Gracias!

Fran G. Matute dijo...

¿Me permitís apuntar que la poesía me parece una cosa absurda? Gracias.

Porerror dijo...

¡Injuria! Fran G. Matute, no sé por qué atacas la poesía y a Lorca en especial. Con lo que tú has sido de sus "hombros de pana" y la "Oda a Walt Whitman".
Te invito a que abraces la poesía, es lo más maravilloso que hay, a veces pienso que más que la música pop.
Recordemos las palabras de Allen Ginsberg: "Mujeres en los aguacates, bebés en los tomates y tú, García Lorca, al lado de las sandías".

Fran G. Matute dijo...

Siempre he pensado que la poesía es para los que no les gusta leer (novelas), pero sólo hablaré en presencia de mi abogado. Ultra!

Sab dijo...

¿Qué es poesía?

¿Qué es poesía? -dices mientras clavas
en mi pupila tu pupila azul.
¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas?
Poesía... eres tú.

Uno de nuestros sevillanos más universales se hacía esta pregunta hace ya un ratito y aunque, a priori, se piensa que el poeta canta a su amada este poema nos es otra cosa que noches enteras en vela con la intención de contestarla no sin angustia y preocupación: ¿ qué es poesía?
Pues bien, desde mi humilde posición y sin intención de alarde contesto a esa pregunta, especialmente a ti, querido MATUTE:
La poesía,es ser tú, ser otro, es vivir el dolor compartido o no del poeta, la alegría, la nostalgia, el amor, la melancolía...;es sentir un escalofrío porque alguien escribió por ti esas palabras que nunca salieron de tu boca ni de tu mano;es ver reflejado lo cotidiano de tu corazón; la poesía lo es todo, es la vida, la muerte, la eternidad... "la poesía eres tú".

Fran G. Matute dijo...

Gracias por tus comentarios Sab. Ahora sí que tengo claro por qué no me gusta la poesía...

Sab dijo...

La poesía es lo absurdo de la vida...

silvia dijo...

"O Captain, My Captain!"


Muchas felicidades por tu blog, me quito el sombrero!

...y long live poetry!

Porerror dijo...

Claro que sí, Silvia!
Gracias por tu comentario y recuerda que un verso es como "un pan redondo", que decía Neruda.

 
click here to download hit counter code
free hit counter